Prácticas

En este texto se van a recoger algunas notas extraídas de diferentes seminarios y conferencias realizados a lo largo del curso.
-Primeramente recogeremos dos seminarios propuestos por el profesor Javier de la cueva. El primero una lectura colectiva del Código 2.0 de Lessig y unas primeras nociones de uso de “base de datos”.
Código 2.0
La lectura colectiva tenía lugar el último miércoles de cada mes. Se realizaba a modo de taller en el edificio del Medialab. Participábamos l@s alumn@s del máster, pero el sistema era abierto a todo el mundo. El éxito hemos de reconcer que no ha sido pleno pues debido a la posibilidad de asistir de la mayoría de los integrantes no se completó toda la lectura. Sin embargo, las sesiones que tuvieron lugar fueron muy productivas.
El objetivo propuesto por De la Cueva era muy ambicioso. Se trataba de leer los capítulos previamente a las sesiones para posteriormente discutir los mismos entre los asistentes. Pero no quedaba ahí la cosa, además, las sesiones se grababan en formato audio con el objetivo de realizar relectura debatiendo las propuestas del propio Lessig.
El código 2.0 se presenta como una tentativa de regular el aparente caos de la red. Cada vez más controlado y concentrado en empresas privadas que codifican a su antojo. La realización se presenta como una consecuencia necesaria para normativizar los procesos que tienen lugar en la misma. Es una propuesta interesante y arriesgada de la cual nos ha servido para adentrarnos en algunas problemáticas que apenas conocíamos. Como por ejemplo algunas precisiones sobre el propio concepto ciberespacio.
Base de datos.
Postgre
Por otro lado, asistimos al aprendizaje de unas nociones básicas sobre el uso de postgreSQL. También Javier se encargó de darnos las instrucciones con el fin de gestionar numerosas bases de datos, como las de wikileaks (que proponía Estela).
Este programa permite manejar ingentes cantidades de datos a partir del cruzamiento de varibles, algo muy útil cuando trabajas con mucho volumen de información. Además, esta herramienta posee licencia BSD, software libre con escasas restricciones.
-En segundo lugar vamos a hablar de la conferencia que impartió Bernardo sobre las revueltas en Brasil: “Tres años de revueltas insterconectas!”.
Bernardo es un periodista atípico o como a él le gusta llamarse: Post-periodista.
Él vive en Brasil y ha vivido a pie de calle las revueltas acontecidas recientemente. Durante la conferencia habla de la “sorpresa” de las revueltas en este país y analizar diferentes datos de la red. Señala el comienzo en la subida del precio en el transporte.
A lo largo de la ponencia nos va presentando los diferentes actores y repertorios en red (principalmente), acompañado de gráficos y datos. Entre otras cosas analiza la repercusión en Twitter, Facebook y otras redes en la convocatoria y potenciación de protestas. Destaca el hashtag vemprearua es el más abierto e inclusivo, el que realmente tiene éxito. Por otro lado, analiza el contenido y la configuración del discurso de los grandes medios para criminalizar la protesta. Sin embargo, el efecto fue el contrario y provocó sentimiento de unión mayor. Además, señala. la forma en que se interconectan los diferentes movimientos globales en red con el caso brasileño.
Finalmente, también, destaca la intención de perturbar el desarrollo de la copa de la FIFA. Se trata de una protesta por las consecuencias generadas por este organismo. Desde ventajas fiscales, hasta corrupción y educación.

-Finalmente, vamos a destacar algunos proyectos presentados en el Medialab-prado que tienen varios puntos en común con nuestro proyecto final del máster. Recordemos que este trataba de analizar e interpretar el discurso que están elaborando los agentes implicados en el desarrollo de vehículos de conducción autónoma.
Cazavelocidades-Madrid- Sergio Galán Nieto.
En este proyecto se propone realizar un grupo colaborativo con el fin de beneficiar directamente a los ciclistas. Los ciclistas entendidos como unos de los grandes actores perjudicados en la movilidad de Madrid. El desarrollo del mismo consistiría en la toma de velocidades de los vehículos en diferentes contextos con el fin de elaborar un mapa de puntos negros. Esto es una herramienta que indica los diferentes grados de riesgo en las vías y a una hora concreta.
Puntos negros en la ciudad- Teresa Benito Magallón.
Similar al proyecto anterior, pero centrando la atención en “puntos negros urbanos” que por mala visibilidad, cruces o trazado son peligrosos para los peatones. El objetivo es que posteriormente a la recogida de información se desarrolle de forma colaborativa un aplicación interactiva.

MAKE A SITY (prácticas)

En paralelo a mi trabajo fin de máster y como complemento práctico y experimental a la investigación, estoy desarrollando un proyecto de diseño y fabricación colaborativa de un banco público, un banco para sentarse en la calle. El proyecto se llama MAKE A SITy e intenta explorar la relación de los ciudadanos con las estructuras de la ciudad y la posibilidad de apropiarse de ellas: La red y las nuevas tecnologías hacen que la conexión entre diseño y fabricación sea hoy casi inmediata y hace posible que el DIY (hazlo tú mismo) lleve esa idea de juego y apropiación a una escala urbana. Los amateurs irrumpen en lo que hasta ahora es una capa de la ciudad donde solamente los expertos podían entrar: el proceso de la creación material de la ciudad. Este proyecto se enmarca dentro de la reflexión sobre el derecho a la ciudad y el derecho a la infraestructura y a infraestructurar, cuestiones centrales de mi investigación.

La fabricación de un banco me parecía pertinente: los bancos públicos están en extinción en el centro de nuestras ciudades. La presión comercial hace que la calle sea cada vez menos un común urbano y cada vez más un entorno pautado y dirigido hacia el consumo. Hasta tal punto es así que es prácticamente imposible sentarse por la calle sin estar obligados a consumir en alguna terraza o local. El banco es un elemento posibilitador de un tipo de interacciones más allá del consumo. Implica una ruptura con la lógica del diseño de algunos espacios públicos donde ejercer la ciudadanía solamente puede consistir en consumir.

ImageImagen de concepto de la intervención en Plaza de Callao

El banco se está diseñando de forma colaborativa a partir de modelos en 3D y se fabricará utilizando herramientas de fabricación digital. Se utilizarán estándares abiertos, software libre y abierto, y los resultados estarán disponibles bajo licencias que inviten a la reapropiación, reutilización y distribución. Queremos hacer un banco bajo licencia creative commons. Nuestro banco funciona en dos niveles: como archivo 3D genera vínculos en torno a la innovación en una producción colaborativa, puede ser intercambiado, mejorado y reproducido en cualquier otro lugar; pero también y más importante, funciona como una infraestructura misma: contribuye al equipamiento de las áreas donde se instala y es la infraestructura que posibilita nuevas relaciones sociales y políticas.

El proyecto está orientado a poner a prueba algunos aspectos concretos de la investigación del trabajo fin de máster:

– Si los procesos de fabricación digital están o no suficientemente desarrollados y son suficientemente accesibles para servir como vehículo de empoderamiento ciudadano.

– En qué medida la innovación y producción colaborativa a partir de modelos 3D puede ser una alternativa a la producción institucional.

– Poner a prueba los límites del derecho a la ciudad tal como lo formula Lefebvre intentando abrirlo hasta el derecho a la infraestructura.

ImagePrimeros diseños en 3D. Empezamos por plantear un sistema modular para el banco

MAKE A SITy fue seleccionado por Medialab-Prado para ser parte de su programa Madrid laboratorio urbano. En concreto en la parte del programa dedicado a espacio público e infraestructuras urbanas. Madrid laboratorio urbano es un laboratorio de proyectos ciudadanos que exploran las posibilidades y los límites de la nueva cultura social, y en particular de la cultura abierta/libre, como configuradora del espacio público y de las relaciones sociales, económicas o políticas que genera. Algunos de los objetivos del programa son prototipar nuevas herramientas y experiencias, propiciar un debate y reflexión sobre el significado del procomún y la cultura digital en la evolución de la ciudad. Favorecer las sinergias entre las diversas iniciativas ya existentes y en reflexionar sobre las consecuencias de estos procesos. Algunas ventajas de participar en este programa para mi proyecto son:

– Acceso al fablab (laboratorio de fabricación digital) de Medialab y sus herramientas: fresadoras, cortadoras láser cnc (control numérico por computadora) impresoras 3D, etc.

– La convocatoria en Medialab ayuda a conformar un grupo de colaboradores que trabajen de manera estable en el desarrollo del proyecto. Efectivamente, gracias a Medialab he conseguido juntar un grupo de cinco personas interesadas en el proyecto que se reúne semanalmente para trabajar en él y hacerlo avanzar.

– Contacto con otros grupos que trabajan en otros ámbitos de la ciudad con los que es posible colaborar. De hecho hemos hecho contactos y establecido sinergias con grupos constituidos en torno a la memoria del barrio de las letras, a los posibles usos de las bocas de metro cerradas, proyectos de gestión ciudadana de solares como Esto es una plaza, cuyo objetivo es un construir un lugar alternativo de ocio, socialización, intercambio y desarrollo de tejido social.

Madrid laboratorio urbano se desarrolla en forma de taller. Primero durante cinco días a finales de mayo y después otros cinco días en el mes de octubre, aunque está previsto que los grupos trabajen de manera continua en los meses de verano. Durante las jornadas de talleres la actividad está orientada a la puesta en común y la creación de grupos interdisciplinares que ponen a prueba las ideas y los prototipos en los que se está trabajando. Los grupos cuentan con el apoyo y asesoramiento de asistentes técnicos y profesores invitados.

En este momento el grupo está terminando la fase de diseño del banco que queremos instalar en la Plaza de Callao y estamos considerando la posibilidad de hacer un segundo banco con un diseño que aproveche estructuras ya existentes. En particular estamos pensando utilizar la barandilla de la Plaza Emilio Jiménez Millas, más conocida por plaza de los cubos, para convertirla en un soporte para sentarse. La elección de estos dos ubicaciones no es casual. Los dos espacios han sido diseñados estrictamente como lugares de paso y de actividad comercial: eventos promocionales, terrazas de franquicias, tiendas multinacionales, etc. Ninguno de estos espacios está equipado pensado en que otra activad sea posible ni para favorecer otro tipo de interacción.

El grupo también ha empezado a discutir qué tipo de materiales utilizaremos para la fabricación. Nuestros bancos deben ser completamente funcionales y estamos considerando diversos materiales en función de su coste, su resistencia, su peso, su impacto ecológico, etc. De momento hemos hecho una primera prueba con una maqueta a escala fabricada con poliestireno extruido, un material que se usa como aislante en la construcción.

ImageBarandilla en Plaza Emilio Jiménez Millas

Entendemos que la ciudad es un interface que media entre las relaciones y las interacciones de la ciudadanía. Nuestro proyecto intenta ser una modificación de su código, un plugin o un hackeo temporal, un dispositivo que propicie nuevas formas de interacción más allá del consumo. El espacio público debe ser el espacio donde se ejerza la ciudadanía y esta no puede consistir únicamente en consumir.

MAKE A SITy es un proyecto concebido como práctica auto-organizada y colectiva que sirve para investigar la posiblidad de empoderamiento urbano de la ciudadanía y el desarrollo de procesos críticos sobre la ciudad. Queremos comprobar si esta intervención construye nuevos equilibrios y activa dinámicas de apropiación del espacio urbano. Si diseñar y amueblar la ciudad es la manera de hacerla nuestra.

ImageRender del prototipo para fabricar

 

Enlaces:

– Este es un enlace al vídeo de presentación de mi proyecto MAKE A SITy en Medialab-prado:

http://medialab-prado.es/mmedia/13371/view

– Enlace a la página de la convocatoria Madrid laboratorio urbano:

http://medialab-prado.es/article/madridlaboratoriourbano

– Enlaces al proyecto MAKE A SITy donde se pueden seguir todas las actualizaciones, reuniones del grupo, etc.:

http://comunidad.medialab-prado.es/es/proyectos/make-sity

http://www.truthbehind404.com/Make_a_Sity.html

Cáscaras metálicas

Seminario netartivismo

Una humilde reflexión acerca de lo que “damos por sabido” en la movilidad y la tecnología. Esto pequeño corto forma parte de una investigación sobre los discursos elaborados por los agentes implicados en la conducción autónoma. Se presenta modo creativo para el seminario de netartivismo, tratándo de adoptar otras posiciones discursivas. El contenido más académico se encuestra registrado en nuestro TFM. Esperamos provocaros.

No vamos a decir nada más que hable el video

 

Propuestas artivistas para la Organización Qué Hacen los Diputados

Para desarrollar el trabajo de Artivismo se ha optado por plantear posibles acciones para el proyecto Qué Hacen los Diputados con la intención de que el resultado pueda servir a los objetivos de campaña de dicha organización. Para hacer un brainstorming sobre las posibles acciones que esta organización podría plantear, se mantuvo una reunión con Vicky Bolaños, ex alumna del Máster CCCD y una de las impulsoras de Qué hacen los Diputados.

La iniciativa Qué hacen los diputados empezó a gestarse en junio de 2011. Un grupo de personas interesadas en la vida política se propuso usar las herramientas digitales para monitorizar la tarea de los políticos. Los objetivos del proyecto son:

  • Acercar a los ciudadanos las decisiones políticas que les afectan.
  • Ayudar a mejorar la transparencia.
  • Conseguir la implicación de los ciudadanos en el seguimiento de nuestros políticos.

La intención con este ejercicio de reflexión es aportar ideas para llamar la atención sobre ciertas deficiencias del sistema democrático que son la base de los objetivos de la mencionada organización.

En el proceso de debate sobre las posibles campañas surgieron dos tipos de acciones:

– Campañas proactivas que sirvan de base para tratar temas de carácter más general. Usar las campañas para escenificar y poner de relieve cuestiones cómo la falta de transparencia, de participación o de rendición de cuentas en el seno del Congreso de los Diputados.

– Campañas reactivas que se generen de forma más rápida y reaccionen ante un hecho concreto. Un ejemplo sería el uso de memes para llamar la atención sobre cuestiones concretas.

A continuación se exponen dos ideas surgidas durante el brainstorming.

Propuesta de campaña artivista sobre la transparencia del Congreso de los Diputados

Uno de los mayores problemas con los que se encuentra la ciudadanía a la hora de participar es, además la falta de procesos claros de participación, la falta de información sobre el funcionamiento de lo público, sobre todo del desarrollo de la toma de decisión.

El Congreso de los Diputados es un claro ejemplo de ello, esta es una lista de procesos de los que no se puede acceder a ninguna información:

  • Las reuniones de la Mesa del Congreso, que suelen celebrarse a principios de semana para, entre otros, decidir qué temas de los propuestos por los grupos parlamentarios tramitará la Cámara. No es posible enterarse inmediatamente de qué iniciativas ha aceptado a trámite ni de los argumentos que han esgrimido para defenderlas o rechazarlas.
  • La Junta de Portavoces parlamentarios, que establece el orden del día de los plenos, podemos acceder a sus decisiones a través de las ruedas de prensa posteriores que ofrecen los grupos (que a veces se publican en Internet), pero podemos obtener una información sesgada, si cada portavoz da una explicación bajo su punto de vista y los intereses de su grupo.
  • Las reuniones y comparecencias de algunas subcomisiones parlamentarias. No queda muy clara la razón para no publicar los documentos que va generando el trabajo de la subcomisión.
  • Las votaciones en Comisión se ofrecen sólo en número (de síes, noes y abstenciones) y no por diputados o grupos parlamentarios.
  • La web del Congreso presenta la información de forma poco accesible si no se conoce en profundidad. Las iniciativas legislativas no están relacionadas unas con otras, no se ofrecen de forma digital los informes, estadísticas o estudios empleados para elaborar las leyes, ni se facilita que el ciudadano pueda seguir el avance del proceso legislativo.

Para llamar la atención e ilustrar estas carencias en la transparencia del trabajo del poder legislativo en España se plantean dos ideas:

Las Cajas negras

La idea seríadepositar en frente del congreso cajas negras que lleven cómo rótulo subcomisiones parlamentarias. En concreto se propone construir tres cajas negras para las siguientes subcomisiones:

– Subcomisión de Redes Sociales: Al abrir la caja se encontraría el pájaro del logo de twitter muerto.

En esta subcomisión están compareciendo expertos en derecho de Internet, privacidad, infancia y su relación con la red, etc. Al no ser públicos los contenidos tratados en la subcomisión, puede llevar a pensar que las conclusiones y propuestas de regulación intenten constreñir la libertad en Internet. Si se publicaran esos contenidos no habría lugar para elucubraciones. El pájaro representa el posible intento de limitar la libertad en la red en cuanto a libertad de expresión.

– Subcomisión de Prácticas, seguimiento y propuestas de empleo juvenil. Al abrir la caja se encontraría un joven intentando salir de la caja.

En las diferentes sesiones celebradas, cuyo contenido es desconocido, han comparecido varios expertos, pero ningún joven. Es contradictorio que un órgano que representa a la ciudadanía no cuente con esa parte de la ciudadanía para la que está previsto legislar. El joven intentando salir de la caja representa a la juventud que tiene estudios, no tiene trabajo ni perspectivas de conseguir uno y que tampoco puede defender sus derechos ante el órgano que acoge la soberanía popular.

– Subcomisión de Reestructuración bancaria y saneamiento financiero. Al abrir la caja se encontraría un trozo de carne en estado de putrefacción.

Aunque el Congreso ha llevado a cabo muchas iniciativas públicas para sanear el sistema financiero, el hecho de que haya una subcomisión tan especializada que lleve a cabo reuniones a puerta cerrada no hace más que alimentar posibles suspicacias en un momento en el que los conflictos generados por la venta de preferentes o el milmillonario rescate financiero no han hecho más que empeorar la desconfianza de los ciudadanos. Cualquier iniciativa en este campo requeriría una mayor transparencia.

La fundamentación de esta idea sería la representación de la idea que defendieron algunos teóricos como Max Weber o Eric Voegelin, que plantearon el concepto de representación desde el grupo como una especie de “caja negra”

Candados en la puerta de la Comisión de secretos Oficiales

La idea sería poner un gran candado en la puerta de la sala donde se vaya a celebrar la próxima sesión sobre secretos oficiales. Para poder desarrollarla bien habría que grabar el momento en el que los diputados intentan entrar a dicha sala y no pueden y se abre un mensaje que lee: No más secretos sin regulación.

En España la ley sobre secretos oficiales data del 5 de abril de 1968 y no detalla cómo se clasifica la información ni omo desclasificarla. La recién aprobada Ley de Transparencia, Acceso a la Información y Buen Gobierno tampoco habla de secretos oficiales. Son los responsables políticos que están en el Gobierno los que deciden qué información se considera secreta y cuánto tiempo permanece con dicho estatus.

Es necesario que existan mecanismos claros de desclasificación de información porque nada puede ser secreto para siempre, es la única forma de que todas las acciones políticas sean valorables por la sociedad. Existen mecanismos, en algunos países están incluidos en las leyes de transparencia, que se establecen para asegurar que si bien una parte del trabajo de los estados se desarrolla al margen del escrutinio público para asegurar el orden público por ejemplo, pasado un tiempo esta información sí se conocerá. Hablamos de establecer límites a los secretos oficiales, se puede exigir la publicación de un documento cuando el motivo que llevó a su clasificación haya desaparecido y/o establecer un límite temporal para asegurar que ninguna acción de las instituciones públicas quede fuera del conocimiento de la sociedad. Esto evidentemente no impide que se cometan violaciones de nuestros derechos en el momento en que ocurren pero sí permiten depurar responsabilidades si se llevan a cabo y establecer mecanismos para que, de ser así, no vuelva a ocurrir.

Hace poco veíamos como Operación Palace, el falso documental dirigido por Jordi Évole, quien explicaba como una de las motivaciones del proyecto fue la todavía falta de información sobre mucha de la documentación relacionada con con el golpe de Estado ocurrido en España el 23 de febrero de 1981, que sigue siendo clasificada.

Referencias:

Bolaños Vicky (2013). Transparencia y datos abiertos Organizaciones para el empoderamiento de la ciudadanía. Trabajo de fin de Máster en Comunicación, Cultura y Ciudadanía Digitales de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Que hacen los Diputados y Anderica Victoria (2013). Las sombras del proceso legislativo en España. Disponible en http://www.eldiario.es/zonacritica/sombras-proceso-legislativo-Espana_6_193590644.html

Problemáticas a lo largo del proyecto

Seminario de periodismo

En este texto pretendemos abordar las diferentes problemáticas que nos han ido sucediendo al aproximarnos a nuestro objeto de estudio del TFM . Recordemos que estamos trabajando con el discurso que construyen los agentes implicados en el desarrollo de vehículos de conducción autónoma.
A pesar de nuestras problemáticas nosotros hemos conseguido elaborar un mapeo de los que consideramos los agentes más activos en el desarrollo de dicha tecnología.

Los Fabricantes:

Resulta difícil realizar una lista que contenga a todos los fabricantes implicados en desarrollar esta tecnología. No olvidemos que para estos agentes el objetivo principal es estrictamente comercial y por lo tanto la información se muestra translúcida. Probablemente, la mayoría de fabricantes se vea involucrado de alguna forma u otra en el desarrollo de vehículos autónomos, sin embargo, únicamente destacaremos algunos. En la siguiente tabla (1), hemos señalado los que consideramos más relevantes tras explorar en de automoción y notas de prensa de sus plataformas web.

tabla fabricantesproyectos

grupos

 

Para los ubicarnos en el mapa de proyectos y grupos de investigación hemos utilizado los siguientes trabajos:
“Agentes de control de vehículos autónomos en entornos urbanos y autovías”
“Arquitectura de control para la conducción autónoma de vehículos en entornos urbanos y autovías”
No vamos a detenernos en la descripción de cada uno de ellos. Esa información puede encontrarse en los trabajos que acabamos de mencionar y en las plataformas web aso pertenecientes a cada agente.
Para desarrollar nuestra narrativa sobre las problemáticas, hemos dividido el texto en cuatro puntos: secretismo, ausencia en CCSS, ausencia en los medios y tecnologías demasiado evidentes.

Secretismo.
El secreto es una estrategia discursiva que elaboran los agentes de cara a la opinión pública (Ericson y colab. en Sampedro, 2000). Con “secreto” queremos referirnos a la estrategia elaborada por algunos agentes –con intereses específicos- para conseguir algún tipo de ventaja. El ejemplo que ya habíamos trabajado era el del proyecto Google Driversless Cars. Este coloso de la información estuvo desarrollando en secreto absoluto gran parte de su proyecto. Esta estrategia les permitía presentarse ante la opinión pública con una tecnología ya desarrollada y muy atractiva. (Abril, 2014).
Efectivamente hay varios niveles de transparencia con el fin obtener ventajas competitivas. Varios de los agentes están vinculados a grupos o proyectos de investigación –muchos de ellos de financiación pública- , por lo tanto, encontramos al menos proyectos publicados acerca del desarrollo tecnológico del que participan. Sin embargo, Google, parece un agente especialmente interesado en mantener en secreto sus investigaciones. ¿Cómo se explica si no sus dos años de desarrollo en el secreto más absoluto?

Ausencia en el campo de las CCSS.
No hemos encontrado un solo rastro del desarrollo de la tecnología de la conducción autónoma desde el ámbito de las CCSS. Nuestras principales fuentes para tomar contacto con la misma partían de los títulos antes citados y de las revistas de automoción, principalmente. Esto nos parece realmente significativo y preocupante. Podemos interpretar esta tendencia dentro del paradigma tecnocientífico dominante en el que nos encontramos. Donde –como ya hablábamos en textos anteriores- el desarrollo de la tecnología queda reservado a unos expertos, desplazando de este marco al resto de ciudadanos, e incluso investigadores sociales. Volvemos a esta cita de Moya tan pertinente: En palabras de Eugenio Moya “Este régimen epistemocrático excluye cualquier discusión pública y consciente de los ciudadanos hasta de asuntos que le afectan directamente: seguridad, salud, calidad de vida.” (Moya, 1998 p.224)
Es cierto que hay un desarrollo cada vez mayor de una postura crítica hacia el desarrollo tecnológico. Sin embargo, nos resulta significativo y destacable que no haya presencia notable en este artefacto en concreto. Parece que nos queda simplemente ser un público pasivo mientras los técnicos publican esta oda al desarrollo del automatismo sin lugar para la reflexión crítica: ¿Para qué un conductor humano? De Ricardo García Rosa. O las conferencias del gurú de esta tecnología, el mejicano Raúl Rojas.

Ausencia en los medios.
La cantidad de información encontrada en los medios de divulgación masivos es ridícula. Sólo encontramos pequeños reportajes la mayoría elaborados por las propias marcas como un favor publicitario a las mismas. La información más contundente- como era de esperar- se encuentra en las revistas automovilísticas- sin embargo, los ejercicios reflexivos están casi ausentes.
Vamos a señalar dos artículos:
El país, donde parece ser una especie de favor a Volkswagen, puesto que es una entrevista mientras dan una vuelta y exhiben su tecnología, donde incluso aprovechan para criticar a Google.
El segundo es un artículo de Motorpasión. En este caso se preguntan quién debería liderar el mercado de los vehículos autónomos si las empresas automovilísticas o lo que llaman empresas tecnológicas, en referencia entre otras a Google. Dan por hecho por lo tanto que el desarrollo de dicha tecnología está reservado a los intereses económicos y no al ciudadano “inexperto”. (ver artículos en bibliografía)

Tecnologías demasiado evidentes
Como señalaba Winner en “La ballena y el reactor” existe una tendencia al “sonambulismo tecnológico”.(Winner, 1987) Damos por hecho que las soluciones a las problemáticas –otra cuestión seria plantear quien define las problemáticas-pasan por soluciones tecnológicas. Esto sumado a los intereses de consumo en las que están implicadas los agentes que se encargan de su desarrollo, forma un coctel muy interesante.
En un “régimen de verdad” (Foucault, 1992), basado en el desarrollo de la tecnología y la ciencia, resultan tan engarzadas en el sentido común que resulta incluso difícil verlas. Coquetean en ese umbral de lo obvio, de lo cotidiano. Tenemos tan asimilado el “solucionismo tecnológico” que parece de sentido común el desarrollo de este tipo de tecnologías. (Morozov, 2013)
Sería interesante desarrollar un trabajo similar al que hace Uli Windisch y preguntarnos ¿Quién es explica qué?, ¿cómo? y ¿con qué fin? Con el fin de desarticular los discursos del lenguaje cotidiano y evidenciar como el “solucionismo” está interiorizado en el imaginario ciudadano.(Windisch, 1990)
Bibliografía

Foucault, Michel. (1992). “Microfísica del Poder”. La Piqueta, Madrid.
Godoy, J. (2013)“Arquitectura de control para la conducción autónoma de vehículos en entornos urbanos y autovías” Tesis Doctoral UPM.
Morozov E. (2013) “To Save Everything, Click Here: The Folly of Technological Solutionism” PublicAffairs
Pérez, J. (2012) “Agentes de control de vehículos autónomos en entornos urbanos y autovías” Tesis Doctoral UCM.
Moya, E. (1998) “La disputa del positivismo en la filosofía contemporánea” Universidad de Murcia.
Sampedro, V. (2000) “Opinión pública y democracia deliberativa: medios, sondeos y urnas”. Ediciones AKAL

Windisch, Uli, (1990), Discurso y razonamiento de la vida cotidiana. Cambridge University Press.
Winner, L. (1987) “La ballena y el reactor: una búsqueda de los límites en la era de la tecnología” Gedisa.

Artículos:
El país:
Abril, G. (2014) “Sin manos”. El país semanal nº 1964
Motorpasión:
Enlaces: http://www.motorpasion.com/tecnologia/quien-deberia-liderar-el-mercado-de-los-coches-autonomos-2-las-empresas-tecnologicas
http://www.motorpasion.com/tecnologia/quien-deberia-liderar-el-mercado-de-los-coches-autonomos-1-las-automovilisticas

Cuando a tecnología no es esfera pública.

Seminario Esfera pública Digital.
Mario Jiménez Vega

Lo que planteamos en el presente texto es elaborar un ejercicio reflexivo algo arriesgado. Vamos a intentar articular los tres conceptos principales trabajados en el seminario de esfera pública digital, pero tratando de abrir una arteria interpretativa. Los tres conceptos que mencionamos son: esfera pública, política y tecnología.
Por lo general tendemos a realizar una definición demasiado ligera del concepto política. Nosotros pretendemos seguir la línea de Foucault y optar una apertura del mismo.
“Toda relación de fuerza implica en todo momento una relación de poder (que es en cierto modo su forma momentánea) y cada relación de poder reenvía, como a su efecto, pero también como a su condición de posibilidad, a un campo político del que forma parte. Decir que «todo es político» quiere decir esta omnipresencia de las relaciones de fuerza y su inmanencia en un campo político; pero además es plantearse la tarea hasta ahora esbozada de desembrollar esta madeja indefinida” (Foucault, 1992, pp. 159)
Rescatamos este extracto con el fin de definir de manera más evidente nuestra posición de análisis. Resulta que siguiendo al autor francés debemos tener en cuenta múltiples elementos relacionados de forma directa con la política y que generalmente pasamos por alto. No queremos aplicar el término política únicamente a las acciones que afectan directamente ya sea en forma de ley o de votación, sino agrupar todo el conjunto de procesos que de forma directa pueden afectar a la vida de los ciudadanos y su capacidad para empoderase.
En la reflexión anterior comentábamos –principalmente recurriendo a los trabajos de Winner- la relación directa que tiene la tecnología con la política. Recordemos que destacábamos como la tecnología no puede ser considerada nunca como neutral y objetiva. Está imbricada con numerosos factores políticos, económicos, ideológicos, etc. Debemos tener en cuenta las formas en las que se desarrolla en un sistema social y las relaciones de poder generadas en el mismo. La decantación por un sistema tecnológico concreto tiene un efecto directo en las condiciones en las que las relaciones humanas se sitúan en relación a la estructura y les afecta directamente en su desarrollo vital. (Winner, 1983).
Por último, nos falta añadir a esta introducción el concepto de esfera pública. Nos resultaría complicado establecer una definición potente de dicho concepto, no estamos capacitados para dialogar con desarticular a Habermas, pero recurriremos a Sampedro que nos ha facilitado el trabajo remezclando el concepto. Apoyándose en Dahlgreen, el autor habla de un espacio de discurso ciudadano sobre temas políticos en instituciones. Con instituciones se añaden a los medios de comunicación y a los sistemas de representación popular. (Sampredo, 2000 pp. 30)

Lo que resulta de nuestro interés son las organizaciones de la sociedad civil con fines económicos, como lo llama el profesor Sampredo. Entendemos que en el ejemplo que vamos a desarrollar sólo contempla este tipo de organización, o excluye al resto de tipologías.Se trata de esa degeneración de la que hablaba Habermas y cita Sampedro donde la esfera pública queda reservada a los intereses económicos des sistema capitalista. (Sampredo, 2000 pp. 36) Y es que la mayoría del desarrollo tecnológico que sucede en nuestros tiempos queda reservado al ámbito de un poder monopolístico que responde a los intereses del mercado y bajo la opinión de una nueva cúpula ilustrada de expertos.

Desarrollamos este ejemplo a raíz de nuestra investigación sobre el desarrollo de los vehículos autónomos en la carretera. Durante estos meses hemos percibido como este tipo de tecnología, que afecta de forma directa a diferentes ámbitos de nuestra vida, queda totalmente relegado de la opinión pública y la participación ciudadana. Parece que los ciudadanos no estamos los suficientemente capacitados para incidir en el rumbo tecnológico que queremos tomar y quedamos a expensas de la ciencia de los “expertos” y de los intereses económicos.

La primera duda que se nos plante es si realmente la tecnología forma parte de la esfera pública. Parece ser que no es así. La opinión que se cocina queda relegada a las notas de prensa y videos promocionales que elaboran los fabricantes, los artículos de investigación de los científicos implicados y las descripciones bondadosas en las revistas automovilísticas. Si quiera en la prensa más popular encontramos –en el caso español- una cantidad importante de información , cuando Volvo nos promete que en menos de un lustro sus coches ya rodarán por las calles. (Clavero, 2014)
Una de las posibles explicaciones a la problemática quizás sea la aceptación absoluta del paradigma tecnocientífico. , sumada a nuestra tendencia al solucionismo tecnológico (Morozov, 2013). El respeto discursivo que poseen tecnología y ciencia los sitúan en una posición privilegiada, la de “verdad”. Damos por hecho que las soluciones a las problemáticas deben ser resultas desde el ámbito de la tecnociencia y, por lo tanto, no da lugar a la duda y el debate. Como decía Moya: “Este régimen epistemocrático excluye cualquier discusión pública y consciente de los ciudadanos hasta de asuntos que le afectan directamente: seguridad, salud, calidad de vida.” (Moya, 1998 p.224)
Por su puesto que existen esferas en la periferia trabajando al desarrollo tecnológico desarrollado en la esfera pública central –siguiendo el esquema trabajado por Sampedro y Sánchez Duarte en el seminario de esfera pública del máster CCCD. Este contrapoder ciudadano rompe el discurso en algunos aspectos y en diferentes grados. Lafuente y Corsín hablan de comunidades de afectados. Estos grupos tratan de ser empoderados en este sistema totalmente vertical y excluyente. (Lafuente y Corsín, 2010)
Imagen
Resulta difícil que existan periferias contra discursivas en el caso de los coches autónomos. Como hemos explicado, apenas tiene presencia en los medios convencionales. Empresas como Google trata de gestionar de manera bien pensada los tiempos de “muestra” o salida a la opinión pública sus artefactos. De hecho como se indica en el artículo del país (Abril, 2014), estuvo trabajando dos años en secreto total. Sin embargo, a pesar de todo consiguen desarrollar atajos, incluso burlando la esfera pública, haciendo lobby para –entre otras cosas- el desarrollo de leyes para vehículos autónomos en algunos estados de EE.UU.
Logran controlar el acceso de la información a los medios periodísticos de tal manera que consiguen una ventaja importante a la hora de gestionar el discurso. Aunque pueda parecer un ejemplo tonto, si yo soy una empresa interesada en exhibir mi tecnología autónoma y guardo secreto hasta que tengo un desarrollo considerable, la presentaré mucho más atractiva ante el público. En el siguiente cuadro de Ericson y colaboradores está extraído de Sampedro 2000, p. 55

Imagen

Lo interesante del caso es cómo estas empresas logran monopolizar la información y pasar del secreto a la publicidad. De esta forma, como señala Sampedro citando a Bourdieu consiguen una alto capital simbólico. (Sampedro 2000, pp.55)
El resultado de todo este proceso lo tenemos en estos dos ejemplos:
-La campaña que Volvo comienza a redirigir con fuerza en 2011. En septiembre de ese mismo año aparece que el primer giro significativo de una gestión de marca “fuerte”, cuando la compañía anuncia el siguiente mensaje: “Diseñado pensado en ti” (Volvo, 2011). Lanzaban este eslogan discursivo desde una posición paternalista. Dejadnos a los expertos que decidamos como debe ser la movilidad en la ciudad.
Efectivamente, unos meses después –en el año 2012- nos comunicaban sus intenciones: “Nuestro objetivo es ganar liderazgo en el campo de la conducción autónoma haciendo que conceptos y tecnologías pioneras lleguen a los clientes. Lograr que estos sistemas sean fiables y fáciles de utilizar es esencial para aumentar la confianza del cliente en los vehículos autónomos”, afirma Peter Mertens (vicepresidente senior Investigación y Desarrollo de Volvo Car Corporation.
Parece que no ocultan el alto interés persuasivo que sustenta su desarrollo tecnológico y su posterior construcción discursiva. Dan por hecho que la solución a las cifras de siniestralidad deben pasar por los vehículos privados pero desplazando la responsabilidad y el control de los conductores. Esto puedo parecer algo complicado, sin embargo, nuestro sonambulismo tecnológico -del que hablábamos en el seminario de tecnociudadanía- no les obliga a realizar esfuerzos persuasivos enormes.
Como vemos en el siguiente anuncio que hemos encontrado en la red, la compañía se respalda bajo la normalización de la tecnología. Los protagonistas podríamos ser cualquiera. Parecen una pareja europea de clase media que llevan una vida ajetreada y deben aprovechar cada instante. Esta tecnología nos permite, en “exclusiva” la comodidad de distraernos de la carretera. Sin embargo, se da por hecho que la ventaja es que va en coche, pues esa ventaja ya la teníamos todos viajando en transporte público. Aparece con una evidencia absoluta el hecho de que el transporte en el vehículo privado es una opción inteligente y una solución que no necesita grandes esfuerzos retóricos para ser justificada.
Finalmente, al acabar el anuncio podemos leer el siguiente mensaje: “Our next furute, spare time”. En nuestra opinión, se utiliza la palabra futuro como un recurso que da un respaldo discursivo al anuncio pues está vinculado al ámbito del mencionado paradigma tecnocientífico. Además, añade que nuestro “tiempo libre” no será transformado por un cambio en nuestro modelo de vida, sino cediendo nuestras acciones a las tecnología que crean para “una vida más cómoda”

 


El otro ejemplo está lanzado por el gigante digital Google. El proyecto lo llaman “Google Driverless Car” En un principio “fue liderado por el ingeniero Sebastian Thrun, quién fuera responsable del equipo de la Universidad de Stanford durante el la edición del DARPA Grand Challenge en 2005. Actualmente está bajo la dirección técnica del Dr. Chris Urmson, quien formó parte del equipo ganador del DARPA Urban Challenge.” (Godoy, 2013 p.27)
Resulta difícil encontrar grandes informaciones acerca de la compañía, como hemos mencionado guardan un importante secretismo. Su estrategia es lanzar exhibiciones potentes y esporádicas con un fin publicitario. El video siguiente es uno de ellos:

La estrategia de Google parece ser pasar del secreto a la publicidad de forma directa, con el fin de desarrollar una ventaja respecto a sus competidores.

-Lo que tratábamos de demostrar es como la implementación de una nueva tecnología que afecta a la seguridad, infraestructuras, ámbito legislativo, economía, movilidad, etc. Queda totalmente desplazada de una esfera pública y en manos de una minoría que parece conocer –como si de una divinidad se tratase- lo más acertado para todos.

 

Bibliografía

Foucault, Michel. (1992). “Microfísica del Poder”. La Piqueta, Madrid.

Godoy, J. (2013)“Arquitectura de control para la conducción autónoma de vehículos en entornos urbanos y autovías” Tesis Doctoral UPM.

Morozov E. (2013) “To Save Everything, Click Here: The Folly of Technological Solutionism” PublicAffairs

Moya, E. (1998) “La disputa del positivismo en la filosofía contemporánea” Universidad de Murcia.

Lafuente, A. y Corsín A. (2010) “Comunidades de afectados procomún y don expandido” Fractal.

Sampedro, V. (2000) “Opinión pública y democracia deliberativa: medios, sondeos y urnas”. Ediciones AKAL

Winner L Publicación original (1983), “Do Artifacts Have Politics?” en: D. MacKenzie et al. (eds.), (“Versión castellana de Mario Francisco Villa.”)

Artículos
Abril, G. (2014) “Sin manos”. El país semanal nº 1964
Clavero, D. ¿Por qué Volvo no confía en el GPS o en las cámaras de vídeo? Tecmovia [En línea]. 11 de Marzo de 2014. Disponible en Web: http://www.tecmovia.com/2014/03/11/por-que-volvo-no-confia-en-el-gps-o-en-las-camaras-de-video/