Propuestas artivistas para la Organización Qué Hacen los Diputados

Para desarrollar el trabajo de Artivismo se ha optado por plantear posibles acciones para el proyecto Qué Hacen los Diputados con la intención de que el resultado pueda servir a los objetivos de campaña de dicha organización. Para hacer un brainstorming sobre las posibles acciones que esta organización podría plantear, se mantuvo una reunión con Vicky Bolaños, ex alumna del Máster CCCD y una de las impulsoras de Qué hacen los Diputados.

La iniciativa Qué hacen los diputados empezó a gestarse en junio de 2011. Un grupo de personas interesadas en la vida política se propuso usar las herramientas digitales para monitorizar la tarea de los políticos. Los objetivos del proyecto son:

  • Acercar a los ciudadanos las decisiones políticas que les afectan.
  • Ayudar a mejorar la transparencia.
  • Conseguir la implicación de los ciudadanos en el seguimiento de nuestros políticos.

La intención con este ejercicio de reflexión es aportar ideas para llamar la atención sobre ciertas deficiencias del sistema democrático que son la base de los objetivos de la mencionada organización.

En el proceso de debate sobre las posibles campañas surgieron dos tipos de acciones:

– Campañas proactivas que sirvan de base para tratar temas de carácter más general. Usar las campañas para escenificar y poner de relieve cuestiones cómo la falta de transparencia, de participación o de rendición de cuentas en el seno del Congreso de los Diputados.

– Campañas reactivas que se generen de forma más rápida y reaccionen ante un hecho concreto. Un ejemplo sería el uso de memes para llamar la atención sobre cuestiones concretas.

A continuación se exponen dos ideas surgidas durante el brainstorming.

Propuesta de campaña artivista sobre la transparencia del Congreso de los Diputados

Uno de los mayores problemas con los que se encuentra la ciudadanía a la hora de participar es, además la falta de procesos claros de participación, la falta de información sobre el funcionamiento de lo público, sobre todo del desarrollo de la toma de decisión.

El Congreso de los Diputados es un claro ejemplo de ello, esta es una lista de procesos de los que no se puede acceder a ninguna información:

  • Las reuniones de la Mesa del Congreso, que suelen celebrarse a principios de semana para, entre otros, decidir qué temas de los propuestos por los grupos parlamentarios tramitará la Cámara. No es posible enterarse inmediatamente de qué iniciativas ha aceptado a trámite ni de los argumentos que han esgrimido para defenderlas o rechazarlas.
  • La Junta de Portavoces parlamentarios, que establece el orden del día de los plenos, podemos acceder a sus decisiones a través de las ruedas de prensa posteriores que ofrecen los grupos (que a veces se publican en Internet), pero podemos obtener una información sesgada, si cada portavoz da una explicación bajo su punto de vista y los intereses de su grupo.
  • Las reuniones y comparecencias de algunas subcomisiones parlamentarias. No queda muy clara la razón para no publicar los documentos que va generando el trabajo de la subcomisión.
  • Las votaciones en Comisión se ofrecen sólo en número (de síes, noes y abstenciones) y no por diputados o grupos parlamentarios.
  • La web del Congreso presenta la información de forma poco accesible si no se conoce en profundidad. Las iniciativas legislativas no están relacionadas unas con otras, no se ofrecen de forma digital los informes, estadísticas o estudios empleados para elaborar las leyes, ni se facilita que el ciudadano pueda seguir el avance del proceso legislativo.

Para llamar la atención e ilustrar estas carencias en la transparencia del trabajo del poder legislativo en España se plantean dos ideas:

Las Cajas negras

La idea seríadepositar en frente del congreso cajas negras que lleven cómo rótulo subcomisiones parlamentarias. En concreto se propone construir tres cajas negras para las siguientes subcomisiones:

– Subcomisión de Redes Sociales: Al abrir la caja se encontraría el pájaro del logo de twitter muerto.

En esta subcomisión están compareciendo expertos en derecho de Internet, privacidad, infancia y su relación con la red, etc. Al no ser públicos los contenidos tratados en la subcomisión, puede llevar a pensar que las conclusiones y propuestas de regulación intenten constreñir la libertad en Internet. Si se publicaran esos contenidos no habría lugar para elucubraciones. El pájaro representa el posible intento de limitar la libertad en la red en cuanto a libertad de expresión.

– Subcomisión de Prácticas, seguimiento y propuestas de empleo juvenil. Al abrir la caja se encontraría un joven intentando salir de la caja.

En las diferentes sesiones celebradas, cuyo contenido es desconocido, han comparecido varios expertos, pero ningún joven. Es contradictorio que un órgano que representa a la ciudadanía no cuente con esa parte de la ciudadanía para la que está previsto legislar. El joven intentando salir de la caja representa a la juventud que tiene estudios, no tiene trabajo ni perspectivas de conseguir uno y que tampoco puede defender sus derechos ante el órgano que acoge la soberanía popular.

– Subcomisión de Reestructuración bancaria y saneamiento financiero. Al abrir la caja se encontraría un trozo de carne en estado de putrefacción.

Aunque el Congreso ha llevado a cabo muchas iniciativas públicas para sanear el sistema financiero, el hecho de que haya una subcomisión tan especializada que lleve a cabo reuniones a puerta cerrada no hace más que alimentar posibles suspicacias en un momento en el que los conflictos generados por la venta de preferentes o el milmillonario rescate financiero no han hecho más que empeorar la desconfianza de los ciudadanos. Cualquier iniciativa en este campo requeriría una mayor transparencia.

La fundamentación de esta idea sería la representación de la idea que defendieron algunos teóricos como Max Weber o Eric Voegelin, que plantearon el concepto de representación desde el grupo como una especie de “caja negra”

Candados en la puerta de la Comisión de secretos Oficiales

La idea sería poner un gran candado en la puerta de la sala donde se vaya a celebrar la próxima sesión sobre secretos oficiales. Para poder desarrollarla bien habría que grabar el momento en el que los diputados intentan entrar a dicha sala y no pueden y se abre un mensaje que lee: No más secretos sin regulación.

En España la ley sobre secretos oficiales data del 5 de abril de 1968 y no detalla cómo se clasifica la información ni omo desclasificarla. La recién aprobada Ley de Transparencia, Acceso a la Información y Buen Gobierno tampoco habla de secretos oficiales. Son los responsables políticos que están en el Gobierno los que deciden qué información se considera secreta y cuánto tiempo permanece con dicho estatus.

Es necesario que existan mecanismos claros de desclasificación de información porque nada puede ser secreto para siempre, es la única forma de que todas las acciones políticas sean valorables por la sociedad. Existen mecanismos, en algunos países están incluidos en las leyes de transparencia, que se establecen para asegurar que si bien una parte del trabajo de los estados se desarrolla al margen del escrutinio público para asegurar el orden público por ejemplo, pasado un tiempo esta información sí se conocerá. Hablamos de establecer límites a los secretos oficiales, se puede exigir la publicación de un documento cuando el motivo que llevó a su clasificación haya desaparecido y/o establecer un límite temporal para asegurar que ninguna acción de las instituciones públicas quede fuera del conocimiento de la sociedad. Esto evidentemente no impide que se cometan violaciones de nuestros derechos en el momento en que ocurren pero sí permiten depurar responsabilidades si se llevan a cabo y establecer mecanismos para que, de ser así, no vuelva a ocurrir.

Hace poco veíamos como Operación Palace, el falso documental dirigido por Jordi Évole, quien explicaba como una de las motivaciones del proyecto fue la todavía falta de información sobre mucha de la documentación relacionada con con el golpe de Estado ocurrido en España el 23 de febrero de 1981, que sigue siendo clasificada.

Referencias:

Bolaños Vicky (2013). Transparencia y datos abiertos Organizaciones para el empoderamiento de la ciudadanía. Trabajo de fin de Máster en Comunicación, Cultura y Ciudadanía Digitales de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Que hacen los Diputados y Anderica Victoria (2013). Las sombras del proceso legislativo en España. Disponible en http://www.eldiario.es/zonacritica/sombras-proceso-legislativo-Espana_6_193590644.html

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s