Problemáticas a lo largo del proyecto

Seminario de periodismo

En este texto pretendemos abordar las diferentes problemáticas que nos han ido sucediendo al aproximarnos a nuestro objeto de estudio del TFM . Recordemos que estamos trabajando con el discurso que construyen los agentes implicados en el desarrollo de vehículos de conducción autónoma.
A pesar de nuestras problemáticas nosotros hemos conseguido elaborar un mapeo de los que consideramos los agentes más activos en el desarrollo de dicha tecnología.

Los Fabricantes:

Resulta difícil realizar una lista que contenga a todos los fabricantes implicados en desarrollar esta tecnología. No olvidemos que para estos agentes el objetivo principal es estrictamente comercial y por lo tanto la información se muestra translúcida. Probablemente, la mayoría de fabricantes se vea involucrado de alguna forma u otra en el desarrollo de vehículos autónomos, sin embargo, únicamente destacaremos algunos. En la siguiente tabla (1), hemos señalado los que consideramos más relevantes tras explorar en de automoción y notas de prensa de sus plataformas web.

tabla fabricantesproyectos

grupos

 

Para los ubicarnos en el mapa de proyectos y grupos de investigación hemos utilizado los siguientes trabajos:
“Agentes de control de vehículos autónomos en entornos urbanos y autovías”
“Arquitectura de control para la conducción autónoma de vehículos en entornos urbanos y autovías”
No vamos a detenernos en la descripción de cada uno de ellos. Esa información puede encontrarse en los trabajos que acabamos de mencionar y en las plataformas web aso pertenecientes a cada agente.
Para desarrollar nuestra narrativa sobre las problemáticas, hemos dividido el texto en cuatro puntos: secretismo, ausencia en CCSS, ausencia en los medios y tecnologías demasiado evidentes.

Secretismo.
El secreto es una estrategia discursiva que elaboran los agentes de cara a la opinión pública (Ericson y colab. en Sampedro, 2000). Con “secreto” queremos referirnos a la estrategia elaborada por algunos agentes –con intereses específicos- para conseguir algún tipo de ventaja. El ejemplo que ya habíamos trabajado era el del proyecto Google Driversless Cars. Este coloso de la información estuvo desarrollando en secreto absoluto gran parte de su proyecto. Esta estrategia les permitía presentarse ante la opinión pública con una tecnología ya desarrollada y muy atractiva. (Abril, 2014).
Efectivamente hay varios niveles de transparencia con el fin obtener ventajas competitivas. Varios de los agentes están vinculados a grupos o proyectos de investigación –muchos de ellos de financiación pública- , por lo tanto, encontramos al menos proyectos publicados acerca del desarrollo tecnológico del que participan. Sin embargo, Google, parece un agente especialmente interesado en mantener en secreto sus investigaciones. ¿Cómo se explica si no sus dos años de desarrollo en el secreto más absoluto?

Ausencia en el campo de las CCSS.
No hemos encontrado un solo rastro del desarrollo de la tecnología de la conducción autónoma desde el ámbito de las CCSS. Nuestras principales fuentes para tomar contacto con la misma partían de los títulos antes citados y de las revistas de automoción, principalmente. Esto nos parece realmente significativo y preocupante. Podemos interpretar esta tendencia dentro del paradigma tecnocientífico dominante en el que nos encontramos. Donde –como ya hablábamos en textos anteriores- el desarrollo de la tecnología queda reservado a unos expertos, desplazando de este marco al resto de ciudadanos, e incluso investigadores sociales. Volvemos a esta cita de Moya tan pertinente: En palabras de Eugenio Moya “Este régimen epistemocrático excluye cualquier discusión pública y consciente de los ciudadanos hasta de asuntos que le afectan directamente: seguridad, salud, calidad de vida.” (Moya, 1998 p.224)
Es cierto que hay un desarrollo cada vez mayor de una postura crítica hacia el desarrollo tecnológico. Sin embargo, nos resulta significativo y destacable que no haya presencia notable en este artefacto en concreto. Parece que nos queda simplemente ser un público pasivo mientras los técnicos publican esta oda al desarrollo del automatismo sin lugar para la reflexión crítica: ¿Para qué un conductor humano? De Ricardo García Rosa. O las conferencias del gurú de esta tecnología, el mejicano Raúl Rojas.

Ausencia en los medios.
La cantidad de información encontrada en los medios de divulgación masivos es ridícula. Sólo encontramos pequeños reportajes la mayoría elaborados por las propias marcas como un favor publicitario a las mismas. La información más contundente- como era de esperar- se encuentra en las revistas automovilísticas- sin embargo, los ejercicios reflexivos están casi ausentes.
Vamos a señalar dos artículos:
El país, donde parece ser una especie de favor a Volkswagen, puesto que es una entrevista mientras dan una vuelta y exhiben su tecnología, donde incluso aprovechan para criticar a Google.
El segundo es un artículo de Motorpasión. En este caso se preguntan quién debería liderar el mercado de los vehículos autónomos si las empresas automovilísticas o lo que llaman empresas tecnológicas, en referencia entre otras a Google. Dan por hecho por lo tanto que el desarrollo de dicha tecnología está reservado a los intereses económicos y no al ciudadano “inexperto”. (ver artículos en bibliografía)

Tecnologías demasiado evidentes
Como señalaba Winner en “La ballena y el reactor” existe una tendencia al “sonambulismo tecnológico”.(Winner, 1987) Damos por hecho que las soluciones a las problemáticas –otra cuestión seria plantear quien define las problemáticas-pasan por soluciones tecnológicas. Esto sumado a los intereses de consumo en las que están implicadas los agentes que se encargan de su desarrollo, forma un coctel muy interesante.
En un “régimen de verdad” (Foucault, 1992), basado en el desarrollo de la tecnología y la ciencia, resultan tan engarzadas en el sentido común que resulta incluso difícil verlas. Coquetean en ese umbral de lo obvio, de lo cotidiano. Tenemos tan asimilado el “solucionismo tecnológico” que parece de sentido común el desarrollo de este tipo de tecnologías. (Morozov, 2013)
Sería interesante desarrollar un trabajo similar al que hace Uli Windisch y preguntarnos ¿Quién es explica qué?, ¿cómo? y ¿con qué fin? Con el fin de desarticular los discursos del lenguaje cotidiano y evidenciar como el “solucionismo” está interiorizado en el imaginario ciudadano.(Windisch, 1990)
Bibliografía

Foucault, Michel. (1992). “Microfísica del Poder”. La Piqueta, Madrid.
Godoy, J. (2013)“Arquitectura de control para la conducción autónoma de vehículos en entornos urbanos y autovías” Tesis Doctoral UPM.
Morozov E. (2013) “To Save Everything, Click Here: The Folly of Technological Solutionism” PublicAffairs
Pérez, J. (2012) “Agentes de control de vehículos autónomos en entornos urbanos y autovías” Tesis Doctoral UCM.
Moya, E. (1998) “La disputa del positivismo en la filosofía contemporánea” Universidad de Murcia.
Sampedro, V. (2000) “Opinión pública y democracia deliberativa: medios, sondeos y urnas”. Ediciones AKAL

Windisch, Uli, (1990), Discurso y razonamiento de la vida cotidiana. Cambridge University Press.
Winner, L. (1987) “La ballena y el reactor: una búsqueda de los límites en la era de la tecnología” Gedisa.

Artículos:
El país:
Abril, G. (2014) “Sin manos”. El país semanal nº 1964
Motorpasión:
Enlaces: http://www.motorpasion.com/tecnologia/quien-deberia-liderar-el-mercado-de-los-coches-autonomos-2-las-empresas-tecnologicas
http://www.motorpasion.com/tecnologia/quien-deberia-liderar-el-mercado-de-los-coches-autonomos-1-las-automovilisticas

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s