La cultura como derecho. seminario Javier de la Cueva

Hoy en día el conocimiento forma más parte de lo privado que de lo público. Vivimos en una sociedad que ha transformado el conocimiento y la cultura en otra cosa más con la que comercializar, cuando debería de ser un derecho.

Las nuevas herramientas que tenemos hoy en día gran parte de la sociedad, permiten que el conocimiento pueda copiarse, modificarse y distribuirse, y esto lleva consigo una nueva manera de entender la propiedad intelectual en nuestra cultura.

La creación de Internet, como muchos de los grandes avances de nuestra historia, fue un proceso colectivo. El proceso de desarrollo de los protocolos hasta que se llegó a TCP/IP, base de los protocolos de la actual Internet, estuvo protagonizada bajo una organización abierta, para contribuir al conocimiento técnico de Internet.

En esta organización participaban entes públicos y privados, pero estuvo soportada bajo el trabajo voluntario de muchas personas, de forma que, se iban publicando los avances con el objetivo de ir modificando y mejorando de forma colectiva. ¿Por qué interesaba mantener este proceso abierto?

EL lenguaje HTML lo desarrolló Tim Berners-Lee, y fue este lenguaje de la web el que trajo el auge de Internet y la introducción de servicios comerciales, hasta el momento prohibidos, porque la red era algo subvencionado por el gobierno de los Estados Unidos. Tim Berners-Lee, creó este lenguaje bajo la idea de que “la web es más una creación social que técnica. La diseñó para un efecto social-para ayudar a las personas que trabajan juntas-y no como un juguete técnico. El objetivo último de la web es apoyar y mejorar nuestra existencia en la telaraña mundial. Nos agrupamos en familiar, asociaciones y empresas. Desarrollamos la confianza a grandes distancias y la confianza a la vuelta de la esquina”.

La ingeniería del software también nace como algo libre, y no era entendido como un producto, y mucho menos comercial y privativo hasta finales de los años 60 cuando empieza a dejar de ser conocimiento compartido para convertirse en un producto con fines comerciales.

Este cambio, y al igual que en otro tipo de publicaciones presentes en la red, sean artículos, imágenes, libros, películas, etc, hace que aparezcan unas licencias que permitan, al usuario interesado en estas publicaciones, saber qué puede hacer con ellas.

Para el software aparecieron las licencias GPL, que eliminan las restricciones sobre la copia, redistribución, entendimiento y modificación, con el objetivo de promocionar del alguna manera que el desarrollo y uso de software continúe siendo libre.

En otro tipo de publicaciones, podemos hablamos de 6 diferentes licencias bajo el nombre de Creative Commons, que también apuestan por un conocimiento común y compartido que ayudan a luchar contra las barreras jurídicas asociadas a la producción del conocimiento.

Se diferencian dos ideologías diferenciadas, una basada en el interés comercial que puede tener la privatización del conocimiento, como parte del entendimiento de que el desarrollo de una sociedad está basado en el desarrollo económico, y no como lo que se entiende bajo la liberación del conocimiento, cuyo objetivo principal no es otro que la mejora de nuestra sociedad.

La red libre, al igual que el conocimiento o la cultura, si tenemos en cuenta la masa humana que convivimos en este planeta, deber ser un derecho de la ciudadanía. En el caso de la red, se entiende que ésta es neutral cuando el tráfico de datos recibido o generado no es manipulado, y cuando el acceso a los contenidos o los servicios de la red es sin más restricción que aquella que establezcan las leyes.1 Hoy en día esto no es así, existen barreras técnicas como la desigualdad entre la subida y bajada de datos que existe en el tráfico P2P, bajo el interés, de nuevo comercial, de las empresas de telecomunicaciones, que lo excusan bajo el consumo de ancho de banda. Son estas mismas empresas, las que participan también en la existencia de las barreras económicas, imponiendo unos precios de acceso a las redes que genera una discriminación del acceso en base al poder adquisitivo.

Todas estas barreras y muchas limitaciones más siguen generando respuestas por parte de la ciudadanía, que en muchos casos, están penalizadas.

Bajo nuestro sistema de desarrollo, la creatividad y la producción colectiva se entienden como recursos, al igual que un río no es más que un recurso donde hacer una presa y obtener energía, o al igual que un individuo es 8 horas de trabajo. Nuestra economía, o nuestro desarrollo bajo interés económico, o la lógica capitalista, prioriza la producción, el mercado y el consumo. El hecho de controlar los flujos de información y de conocimiento ayuda a darle un valor diferencial a la producción. Estas prácticas económicas sobre las producciones de conocimiento, enmarcadas en el capitalismo globalizado es denominado como capitalismo cognitivo2, donde el conocimiento tiene dueño y el acceso a él está regulado por el mercado.

Las leyes de propiedad individual es el instrumento central para la privatización del conocimiento que niegan el origen colectivo de su producción.

La producción cognitiva solo es posible si la producción de conocimiento se genera bajo la cooperación de individuos en estructuras horizontales de colaboración, las nuevas herramientas que el desarrollo tecnológico ha generado hace posible una producción colectiva y una comunidad creativa que barreras técnicas, económicas, pero sobre todo, jurídicas están imposibilitando su aprovechamiento y también la creación nuevos modelos económicos en cuyos objetivos no está la riqueza individual, sino la mejora de todas las sociedades y un modo de vida que no tenga graves repercusiones en el resto de sociedades.

Nos queda claro que el mundo debe de cambiarse mediante minorías, la comunidad de software libre quizás sea el movimiento más sonado que lucha por la cultura libre, pero hay otro tipo de inteligencias colectivas que ayudan a cambiar, poco a poco, desde nuestras comunidades o nuestros barrios, hasta nuestras ciudades, y quien sabe si la lista puede continuar hasta englobar nuestro mundo. Existen muchos ejemplos sobre la explotación de los recursos comunes para el beneficio de todos, a mi, particularmente me interesa lo que actualmente ocurre dentro de los espacios públicos, que han pasado a ser un recurso común para beneficiar a la comunidad cuando es ésta la que lo gestiona gracias a cesiones temporales por parte del Ayuntamiento, en el caso de la ciudad de Madrid. El Campo de la Cebada en Madrid es un ejemplo de micropolítica, donde se reivindica y ejemplifica el uso adecuado del procomún, demuestra los beneficios de la producción colaborativa y de la inteligencia colectiva, convirtiéndose en un espacio adaptado a las necesidades de los usuarios, de sus inquietudes, y fomentando la creatividad y el conocimiento como un derecho fundamental de las ciudadanía.

.

imagen de http://blogs.km77.com/nimeva/9349/de-safari-por-la-latina/

Pero como dice Lawrence Lessig, la cultura libre no puede ignorar la necesidad del sustento económico, de la cultura libre surgen nuevos modelos de negocio que dan sustento a quienes lo producen y mejoran las bases del conocimiento colectivo. Existen muchos ejemplos de movimientos que han generado puestos de trabajo y cifras altas de beneficios bajo licencias libres. Un ejemplo de ello es un nuevo género musical que ha emergido en Brasil y que ha resultado funcionar como una acción micropolítica evadiendo las condiciones de negocio que impone el mercado, y es el denominado“Tecno Brega”, caracterizado por nuevos métodos de distribución, en lugar de vender CD en las tiendas a precio de mercado, se vende a un precio mínimo por vendedores callejeros, quienes a su vez puedes hacer sus propios CD de comilados. La producción de la música “nace libre”. De esta manera los vendedores callejeros de encargan de hacer las copias que necesita, y publicitan los eventos con esos CD. Esas publicaciones son para grandes fiestas de música en vivo al estilo jamaiquino, muy semejante a los conciertos rave. De esta forma los productores y músicos que los ayudan pueden ganar mucho más dinero que con la venta tradicional, cobrando entradas, vendiendo copias de la música en vivo de esa noche, además de la venta de otros productos.3

http://www.youtube.com/watch?v=xo2sv3jjJi8

1“La lógica del sentido común en la neutralidad de la red” en http://fernando-acero.livejournal.com/83105.html

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s