Comunidades en red. Reutilización de la información: Acciones micropolíticas en internet

Aniversario de los diez años de la lucha de las mujeres musulmanas por dirigir las plegarias. Mi proyecto de acción micropolítica.

Sesión Javier de la cueva

Casualmente hace unas semanas me había embarcado en lo que se podría denominar una acción micropolítica sin saberlo. En el año 2015 se van a celebrar los 10 años del comienzo de la lucha de las mujeres musulmanas para poder dirigir los rezos, es decir, actuar de Imanes. En el 2005 comenzó de la mano de Amina Wadud[1], quien dirigió por primera vez una plegaria, donde se mezclaban tanto hombres como a mujeres en una iglesia anglicana en Nueva York, ya que las mezquitas se negaban a aceptar que una mujer hiciera tal cosa[2]. Con este acto querían luchar en contra del trato de “segunda clase” que se les da a las mujeres en muchos países musulmanes, y en todas las mezquitas al separarlas de los hombres.[3] Hay que tener en cuenta que esta no es una acción meramente religiosa, tiene grandes implicaciones políticas, sobre todos en países donde la religión oficial es el islam, por esto me he atrevido a considerarla una acción micropolítica, debido a que puedo enmarcarla dentro de dos características de las acciones micropolíticas:

.- Pretende rediseñar el funcionamiento de las instituciones de la sociedad: esto se vería especialmente en los países que tienen por religión oficial el islam.

.- También la puedo enmarcar dentro de “las acciones relativas a los derechos fundamentales”: Al poder ser Imán una mujer se abriría la veda a una lectura más abierta del Corán y la Sunna, hasta se podrían dictar fatwas que anularan muchas otras que violan los derechos humanos de las mujeres.[4]

Para celebrar los diez años de este acto Amina Wadud ha convocado un brainstorming entre sus seguidores para poder establecer una línea de actuación que les dé más visibilidad y pueda captar más seguidores para la causa. Hace unas semanas entré en contacto con este grupo y en este post voy a desarrollar la idea con la que voy a  colaborar para darle mayor visibilidad a este aniversario y a la lucha que se tiene por delante. Mi primera reacción fue “Si queremos lograr ser escuchadas y vistas más que nunca tenemos que hacer de las nuevas tecnologías nuestra herramienta principal”, en este momento no sabía muy bien por dónde empezar a abordar el tema, pero sabía que ese era el camino que se tenía que tomar.

Entonces ¿Cuáles serian mi acto locucionario, ilocucionario y perlocucionario?[5]:

.- Acto locucionario: Para desarrollar esta acción micropolítica he tenido pensado proponer desarrollar una web donde se ponga a disposición de todos vídeos, artículos periodísticos y artículos académicos sobre el tema. Todo lo que ha sucedido durante estos diez años, si se ha logrado avanzar en algo, hasta la polémica que levantó en el momento que se llevó a cabo. Amina Wadud ya en su página en Facebook facilita el libre acceso a muchos de sus escritos, la idea sería volcarlos en esta web, los de ella y los de muchas otras académicas que la acompañan en la causa.

.- Acto ilocucionario: Llevar a cabo nuevamente una o varias plegarias alrededor del mundo dirigidas por mujeres, si es posible todas o las principales que se puedan seguir por streaming desde cualquier rincón del mundo en el mismo momento que está sucediendo. Esto haría que las mujeres se sintieran con más poder y que vieran que no sólo una o dos son capaces de llevar a cabo esa acción.

.- Acto perlocucionario: Es evidente que esto va a despertar fuertes sentimientos, tanto de apoyo como de rechazo. Es necesario estar preparadas para manifestaciones frente a los lugares que se van a llevar a cabo las acciones, y dependiendo del país hasta una posible agresión. Por esto habría que preparar bien un entramado de gente que apoye la causa que pudiera ofrecer cierta seguridad sobre todo en países donde el sistema político no se los va a ofrecer.

No debemos subestimar a aquellos actores que sólo se dediquen a hacerse eco, los conocidos como “activismo de click, activismo de salón o activismo de sofá”[6], porque mientras a más personas se llegue más son las posibilidades de que la información llegue a individuos dispuestos a llevar a cabo los actos en la calle (como ser parte de la oración que va a dirigir una mujer o decidir protegerlas de los posibles agresores).

No se puede dejar a un lado el gran poder de convocatoria que tienen redes sociales como Twitter y Facebook. Aparte de la web principal que se realizaría para informar a todas las personas también se abrirían cuentas de en estas redes sociales anteriormente citadas para atraer a más visitantes a la web principal. Si se tiene un buen empuje en el proceso de creación de climas de opinión en redes sociales aumentan las probabilidades de que se consigan seguidores para el segundo proceso de la acción micropolítica, mientras más personas sepan lo que se quiere llevar a cabo más son las probabilidades de llegar a aquellos que están dispuestos a levantarse del sofá.[7] Se necesita una mezcla de los dos para conseguir el éxito en esta acción. También he pensado en proponer la utilización de la página web movecommons.org.

 

Esta web tiene que servir de plataforma para informar a las mujeres musulmanas que la visión del islam patriarcal que les han enseñado desde pequeñas no es real, es una estructura ficticia, que libros como “El Corán y la mujer” de Amina Wadud ha demostrado. Tal y como lo exponen en Innovación y conocimiento libre: cuestiones morales y políticas “para que exista innovación, debe existir transmisión de conocimiento. En el actual periodo histórico, la transmisión de las obras literarias, artísticas y científicas, base del conocimiento, se halla regulada por una legislación de propiedad intelectual muy homogeneizada globalmente, lo que se logra mediante diversos tratados internacionales que marcan los rasgos generales del contenido de las normas, que luego los diversos Estados desarrollan para ser aplicadas en su territorio, y que hacen primar los derechos privados frente a los públicos”.[8] Se intentaría acumular la mayor cantidad de información de libre acceso sobre este tema.

Es cierto que tenemos que luchar contra un gran enemigo, la brecha digital, pero creo que es posible que por medio de los líderes de opinión de ciertas regiones estos conocimientos se puedan transmitir tanto a mujeres como a hombres, porque ambos son necesarios para la lucha. Se va a utilizar un modo de participación activo, el internet, que si tiene la difusión suficiente puede llegar a los medios de participación pasivos, como la televisión.[9] Aquí ya entraríamos en el terreno de la ecología de medios donde el internet y la televisión/radio se retroalimentan entre sí, por más alejada que viva una persona de un ordenador por lo menos una pequeña radio puede tener, si se consigue la suficiente visibilidad el tema se comentará en los grandes medios de comunicación de masas.

Cuando hablamos de este tipo de información, estamos entrando dentro del tema del procomún, tanto de musulmanes como de no musulmanes, de hombres y de mujeres. La religión sería parte de ese territorio que es de todos y es de nadie y donde todos los individuos tienen derecho a tener libre acceso a la información que necesiten de ese tema, una información bien tratada y no manipulada, porque existen miles de páginas web religiosas (y en este caso hablo de todas las religiones) que lo que hacen es invitar a la violencia y a la desigualdad por medio de la manipulación de la información. Contra esto hay que luchar de manera enérgica, y no hay mejor manera que compartiendo el conocimiento.


[1] Reconocida académica, activista y feminista musulmana.

[2] Woman leads US Muslims to prayer. http://news.bbc.co.uk/2/hi/americas/4361931.stm. Friday, 18 March, 2005.

[3] Puedo asegurar que esto es así al haber estado en diversas mezquitas, y en una de las más influyentes en el mundo musulmán, la mezquita de Al-Azhar, donde las mujeres podemos entrar como meras observadoras totalmente tapadas con una chilaba (en esta mezquita el velo no es suficiente) y donde realmente tenemos derecho a sentarnos sin ser observada por un mundo lleno de hombres es en un pequeño cuarto (relativamente pequeño para el gran tamaño de la mezquita) que es donde las mujeres leen el Corán y la Sunna y rezan.

[4] Javier de la Cueva Gonzalez-Contrera. Metodología y codificación de la acción micropolítica. Acciones políticas y ciudadanas en internet. Trabajo de investigación. Máster en estudios avanzados en filosofía. Universidad Complutense de Madrid Facultad de Filosofía. Madrid. Septiembre 2012. Pag 9-10.

[5] Javier de la Cueva Gonzalez-Contrera. Metodología y codificación de la acción micropolítica. Acciones políticas y ciudadanas en internet. Trabajo de investigación. Máster en estudios avanzados en filosofía. Universidad Complutense de Madrid Facultad de Filosofía. Madrid. Septiembre 2012. Pag 13.

[6] Idem. Pag 14.

[7] Idem. Pag 22.

[8]JAVIER DE LA CUEVA GONZALEZ-COTERA. Innovacion y conocimiento libre: cuestiones morales y políticas. ISEGORIA. Revista de Filosofia Moral y Politica. N.o 48, enero-junio, 2013, 51-74, ISSN: 1130-2097. doi: 10.3989/isegoria.2013.048.03. Pag 51.

[9]Idem. Pag 78 – 79.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s