Relación de la tecnología con las obras libres

Relación de la tecnología con las obras libres. Por ejemplo, en el caso de la fotografía, hace años era muy costoso conseguir una foto sobre un tema determinado. Pero hoy es fácil y barato para muchos temas. Los aparatos necesarios para hacer fotos son muy baratos y están ampliamente disponibles, distribuir las fotos a cualquiera que esté interesado es fácil y barato. ¿Qué impacto ha tenido esto en la posibilidad de crear y acceder a fotos libres? ¿Cómo se aplicarían estos mecanismos a otros tipos de producción intelectual? ¿Hay una relación determinante entre la disposición de ciertas tecnologías y la producción y disposición de obras libres?

El desarrollo tecnológico de los últimos años ha abierto nuevas y numerosas posibilidades a la hora de hacer y manejar distintos tipos de obras. Hoy nos situamos en muchos casos ante obras que son libres, es decir, obras que no tienen restricciones de uso y que pueden servir para cualquier propósito, teniendo total libertad para usarlas, hacer y redistribuir copias, modificarlas y mejorarlas. Todo esto lo podemos hacer a través de unas nuevas tecnologías que son muy accesibles, ya que se encuentran en numerosos modelos y precios muy asequibles. Sin embargo, las posibilidades que nos ofrecen y los usos reales que hacemos de ellas no están relacionados.

Hoy cualquiera puede hacer una fotografía con su teléfono móvil y subirla a Internet para que quede a disposición de todo el mundo. También tenemos la posibilidad de modificarla de múltiples formas, y en muchos casos, hasta de modificar la cámara para obtener mejores fotografías. La realidad es que casi nadie pone esto en práctica. Pocas personas no sacan hoy fotografías de todo tipo de acciones cotidianas: el hecho de que no se agoten los números de disparos por un carrete finito y costoso, y la capacidad tan amplia de almacenaje sin siquiera necesidad de revelado, han hecho que muchas personas se acostumbren a documentar cada momento de su vida mediante imágenes, pero luego se limitan a publicarlas en sitios como Facebook o Instagram. En el primer caso, las fotografías se ven limitadas a la comunidad de sus amigos virtuales de esa red social, y en el segundo caso, directamente, no se pueden copiar (aunque siempre pueda hacerse una captura de pantalla). Sus modificaciones, se ven también limitadas por filtros preestablecidos. Naturalmente, hay personas que hacen verdaderas obras creativas a partir de una fotografía, pero no es en ningún caso la norma general que se tiende a seguir. Los memes, esas imágenes tan virales que han sido modificadas introduciendo un mensaje para conseguir un resultado humorístico, se limitan a unos determinados personajes y mantienen siempre la misma tipografía, y se hacen con programas hechos para lograr ese fin con el mínimo esfuerzo. Las posibilidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías no se ponen en práctica.

Con otros tipos de producción intelectual ocurre lo mismo. Hoy el acceso al conocimiento no tendría que ser un problema, y en la búsqueda de su desarrollo podrían establecerse grupos de colaboración mucho más amplios estableciendo unas licencias libres. Sin embargo, como señala Kelty en Two Bits. The Cultural Significance of Free Software: «la ley es relativamente impotente frente a las arraigadas costumbres académicas»1. Aunque exista una posibilidad real, estamos anclados en un conjunto de normas y costumbres, en una forma de ver el mundo que corresponde a posibilidades del pasado que no nos permiten ver con claridad las nuevas posibilidades que se abren ahora camino. Cuanta más gente acceda al conocimiento más se podrá avanzar e innovar, pero surgirán nuevas problemáticas relacionadas con la autoría o el reconocimiento, por ejemplo.

Las nuevas disposiciones de las tecnologías permiten la producción de las obras libres, pero eso no significa que automáticamente pasen a producirse todas las obras en formatos libres. Están abriendo el camino, ofreciendo nuevas posibilidades que se irán poniendo en práctica con el uso y el paso tiempo. Los usos modifican el modo en que comprendemos las cosas, pero el modo en que comprendemos el mundo puede también limitar el tipo de usos. Es un proceso de interacción dialéctica que va teniendo lugar en el desarrollo del tiempo.

1KELTY, C. M. Two bits. The Cultural Significance of Free Software. Duke University Press, California, 2008, p. 298.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s