Para conducir necesita un volante

Texto del bloque de Pilar y Sergio.

Más formas de control: el nuevo biopoder de la carretera

Si hace una semana hablábamos de un traspaso del control del humano a la máquina, a través de la implantación de nuevas tecnologías, hoy vamos un poco más lejos.

Las variables distracción y velocidad son el factor de riesgo más importante durante la conducción. Por ejemplo, el uso del teléfono móvil al volante multiplica exponencialmente el riesgo de sufrir un accidente, hasta en ocho veces si se trata de la escritura de sms. Por otro lado, la velocidad es la causante del 23% de los accidentes de tráfico y la variable más determinante en los accidentes mortales [1]. Por ello, como explicábamos en el texto anterior, han sido vigiladas y tratadas con diferentes métodos. ¿Pero y qué pasa con los factores biológicos? ¿Cómo podemos evitar que un conductor  tenga un accidente si tiene un ataque cardíaco? ¿Y de asma? Como veremos a continuación estos temas no han pasado desapercibidos para la industria automóvil y aunque parezca extraño han dejado de ser una utopía.

 

Pero qué es el automóvil sino un “artefacto material” que produce aún más inmaterialidades del ámbito creativo, intelectual, afectivo y emotivo. Esto facilita el “control de los cuerpos” y el ejercicio del biopoder [2]. Sin embargo, queremos desarrollar el concepto en un sentido más directo y evidente todavía.  A lo largo del s.XIX, se comienza a producir lo que Foucault llama la estatización de lo biológico, como un ejercicio del poder sobre los individuos como seres vivientes. [3] Esta nueva técnica no se destina al hombre/cuerpo, sino al hombre vivo, al hombre como especie en su conjunto. Por lo tanto, ya no se trata de un ejercicio únicamente individualizador sobre el cuerpo, sino masificador sobre el hombre/especie.  Veremos como la biopolítica va introduciendo mecanismos más sutiles y no solo las instituciones asistenciales. [4]

 

Nace entonces la preocupación por una serie de factores más allá del individuo, se trata de la necesitad de obtener la información acerca de las condiciones biológicas del humano como ser vivo. Si trasladamos este proceso al campo de la automovilidad tendríamos como resultado la cesión de nuestro estado de salud, y no únicamente las características relacionadas con la cultura o estructura social (como el género, la edad, la profesión etc.) Hablamos de una serie de dispositivos que van más allá de los factores “controlables” relacionados con la velocidad y la distracción. Una serie de elementos que tratarían de intervenir y controlar las “irregularidades” biológicas.

Las industrias automóviles han desarrollado diferentes tecnologías de la seguridad, las cuales se dividen en dos tipos: seguridad activa y seguridad pasiva. Las primeras son aquellas dedicadas a evitar que se produzca el accidente, como son el ABS o el ESP[5]. Mientras que las segundas intervienen una vez que ya se ha producido el siniestro, como el cinturón de seguridad o el airbag.[6]  

Realmente nos interesan las que forman parte de la seguridad activa. Hemos seleccionado dos elementos desarrollados por la empresa Ford muy sugerentes para el citado concepto del biopoder.

En primer lugar, se está desarrollando lo que llaman un medidor biométrico. [7] El concepto ya nos da una serie de pistas, pues se trataría de la instalación de algunos sensores en el asiento del conductor con el objetivo de medir la frecuencia cardíaca. En caso de detectar algún problema coronario y llamar a emergencias. Se trata de monitorizar los impulsos eléctricos traspasando la ropa y en caso de malas noticias avisar al conductor o los servicios médicos.

En segundo lugar encontramos la salud inalámbrica [8]. Se trataría de controlar del nivel de azúcar para diabéticos, el nivel de polen exterior vigilar ataques de asma. De manera que el conductor fuese examinado para conducir óptimamente.

Entendemos que este tipo de tecnologías están muy relacionadas con el concepto de biopoder. Se trata del control de los aspectos biológicos a través de las tecnologías sanitarias en el campo de la automovilidad. Es un intento de racionalización y control altamente desarrollado, donde se trata de manipular y dirigir aspectos más allá del individuo, es decir, mirando al humano/especie. Con el fin de evitar los accidentes en carretera se pretende elaborar una serie de dispositivos que atiendan a los valores menos controlables, dejando cada vez menos aspectos al azar.

Como ya mencionamos, estamos ante una de las grandes “epidemias” de las últimas décadas o como diría Foucault: una muerte multiplicada. [9] Efectivamente, podemos observar esta biopolítica como el “arte de gobernar” en producción y gobierno de nuevas formas de vida. En definitiva como: “los dispositivos de los dispositivos de poder que permiten maximizar la multiplicidad de las relaciones entre fuerzas que son coextensivas al cuerpo social, y no sólo, como en la economía política clásica y su crítica, la relación entre capital y trabajo.” [10]

Nos podríamos preguntar lo siguiente:

¿Estamos ante un salto en las tecnologías de la automoción que van más allá de la cultura y la estructura social? ¿Qué tipos de datos estamos dispuestos a dar? ¿Quién recibirá y controlará estos datos? ¿Serán tecnologías eficaces frente a la ya mencionada conducción autómata?

 Bibliografía

[1] Ferri, M. y Cuena L. “Una movilidad de los trabajadores más segura, eficiente, saludable, equitativa y económica (sostenible)” CCOO.

[2] Heiber, R.; Moral, B.; Pechorromán, B.; Gordo, A. 2008, “Siniestralidad Vial y Subjetivación: El coche en la Gestión Global de la vida y la muerte”,  Cultura Digital y movimientos sociales.

[3] Foucault, M. 2000, “Defender la sociedad. Curso en el Collège de France (1975-1976)”  Fondo de cultura económica, Buenos Aires, Argentina. pp. 217

[4] Idem. pp. 220                                                                                                                                

 [5] http://www.muyinteresante.es/innovacion/autos/articulo/ique-son-los-sistemas-de-seguridad-activa

[6] http://www.muyinteresante.es/innovacion/autos/articulo/automoviles-coches-sistemas-de-seguridad-pasiva

[7] http://www.muyinteresante.es/innovacion/autos/articulo/ataque-cardiaco-ford-seguridad-coches-el-asiento-que-controla-tu-corazon

[8] http://www.muyinteresante.es/innovacion/autos/articulo/tu-coche-sera-tambien-tu-doctor.

[9] Ávila, F. y Ávila, C.; 2010 “El concepto de biopolítica en Michel Foucault”, A parte rey Revista de filosofía.

[10]  Lazzarato, M , 2000, “Del biopoder a la biopolítica” Multitudes.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s