Activismo y responsabilidad ante el desarrollo de las NNTT

Hoy el desarrollo tecnológico se despliega sin control. Se producen una cantidad innecesaria de nuevas tecnologías, y se hace a un paso que no podemos abordar. Nosotros no somos dueños de nuestra producción, sino que la producción se adueña de nosotros: no tenemos ni el conocimiento ni el tiempo necesarios para poder tomar una postura crítica y responsable que pueda analizar el desarrollo tecnológico.

Desde cualquier investigación, es necesario recuperar este control para poder analizar la realidad y el modo en que comprendemos el mundo y por tanto, la forma en que interactuamos con él y con los demás. Esta consideración crítica ya la reivindicaban Andoni Alonso e Iñaki Arzoz desde el CTS activista en la Carta al homo tecnologicus1. Se trata de una responsabilidad que tenemos que tomar, en primer lugar, como ciudadanos de esta nueva polis global que es causa, y a la vez efecto, de este desarrollo de la tecnología. Esta formación activista se encuentra también en la base del proyecto de WikiLeaks.

Julian Assange desarrolla la idea de WikiLeaks como un prototipo para modificar el modo en que manejamos la información entendiendo que esta se encuentra en la base de una democracia saludable. Desde este punto de vista, considera muy importante la labor del periodista y también la del ciudadano de a pie. Assange entiende que la transparencia, aplicada a los poderosos, genera una sociedad mejor para todo el mundo reduciendo la corrupción y fortaleciendo las instituciones democráticas, incluyendo los gobiernos, las empresas y otras organizaciones, y un periodismo saludable, dinámico e inquisitivo juega un rol principal en la consecución de estos objetivos2. Por otro lado, cada persona juega también un papel a la hora de construir diálogos sobre la realidad y operar en ella. Como se reconoce en la Declaración de CTS crítico para una acción en el s. XXI, el mayor impedimento para el desarrollo de una tecnología libre al servicio del bien común es «el proyecto imperialista de crear una tecnología tecno-hermética y economicista, cuyos dogmas y mitos sean controlados por ciertos científicos y políticos, y que escape al control de la sociedad»3. Este punto de vista es compartido por Assange, y teniendo en cuenta la tesis de Winner de que la política de la tecnología comienza en su diseño4, es lo que va a atacar y tratar de hacer comprender, además de que lo va a modificar.

Aunque a menudo se ha descrito a WikiLeaks como una organización dedicada a exponer secretos, probablemente por el interés sensacionalista que despiertan en nosotros, lo cierto es que su finalidad se centra en el acceso a la información. En muchas ocasiones las filtraciones no nos han contado nada nuevo, y muchas de las veces que lo han hecho ha sido para corroborar algo que ya sospechábamos. Como apunta Jorge Lozano en su entrevista para eldiario.es, el problema no es tanto el descubrimiento de una información como el acceso a un lugar restringido, sagrado5. Lo que hace WikiLeaks es liberar los datos con los que operan las instituciones públicas, y que se encontraban encerrados herméticamente, para obligar a los gobernantes a ser consecuentes con las acciones que llevan a cabo haciendo que se encuentren bajo la mirada de una ciudadanía vigilante. Lo que pretende llevar a cabo Julian Assange a través de WikiLeaks es un cambio en las reglas del juego convirtiendo a los ciudadanos en el Gran Hermano. Y esto ha sido factible, precisamente, gracias a las posibilidades que nos han brindado determinados desarrollos tecnológicos, pero utilizados con conocimiento y con unos objetivos marcados.

Cuando nos compramos un ordenador que viene con unos programas por defecto, con un código establecido que no sabemos alterar, nuestros movimientos en él están predeterminados. Si el avance tecnológico escapa a nuestro control, lo que ocurre es que programas de espionaje como los denunciados por Edward Snowden se cuelan en nuestras comunicaciones. Sobre este aspecto ha reflexionado Assange y sobre ello ha querido informar a los periodistas en concreto, y a los ciudadanos en general: tenemos una responsabilidad que tomar. Los primeros en el modo en que tratan la información, ya que manteniéndose en los viejos parámetros del periodismo lo que hacen es dar soporte a las viejas estructuras del poder, y los segundos en el modo en que la consumen y las decisiones cotidianas que toman a cada momento. Tenemos unas nuevas tecnologías que permiten un uso diferente de la información, y es necesario que aprendamos a manejarlas. Si no lo hacemos, otros lo harán por nosotros.

El vídeo musical de Calle 13 que René Pérez, “Residente”, hizo junto con Julian Assange y la colaboración de los seguidores de Twitter del grupo, refleja esta idea de forma artística y práctica.

Con mensajes como «Si la prensa no habla / nosotros damos los detalles / pintando las paredes / con aerosol en las calles. Levanto mi pancarta y la difundo / con solo una persona que la lea / ya empieza a cambiar el mundo», transmiten la capacidad que tenemos para buscar alternativas al modelo dominante, y cómo estas alternativas tienen la capacidad de modificar la realidad. El vídeo en sí mismo nos lo presentan con un formato poco convencional.

«Una noticia mal contada / es un asalto a mano armada» es la idea de la que parte Julian Assange para llevar a cabo su proyecto prototípico de WikiLeaks, con el que pretende una nueva forma de hacer periodismo donde en la base se sitúe el libre acceso a la información en bruto y no los intereses privados. De este modo, busca que los ciudadanos podamos tomar decisiones fundamentadas y llegar a nuestras propias conclusiones: «Nuestras ideas son libres y están despiertas / porque pensamos con las puertas abiertas».

Finalmente, las propias palabras de Assange, afirman que una información oculta sirve para mantener un orden concreto de poder, y que su exposición supone acabar con él. Se trata de un cambio de diseño en la técnica que conlleva necesariamente un cambio en la forma de comprender e interactuar con el mundo.

We live in the world that your propaganda made,

but where you think you are strong you are weak.

Your lies tell us the truth we will use against you.

Your secrecy shows us where we will strike.

Your weapons reveal your fear for all to see.

From Cairo to Quito a new order is forming.

The power of people armed with the truth.

1ALONSO, Andoni; ARZOZ, Iñaki. Carta al homo tecnologicus. Editorial EDAF, 2004, p. 54.

3ALONSO, Andoni; ARZOZ, Iñaki. Op. cit., pp. 74 – 75.

4WINNER, L. The whale and the reactor: a search for limits in age of high technology. Chicago, University of Chicago Press, 1986, pp. 19 – 39.

5GARRIDO COUREL, Maite. Wikileaks desde la semiótica: entre secretos y transparencia. Entrevista a Jorge Lozano. “eldiario.es”, entrada del 26 de noviembre de 2013. http://www.eldiario.es/turing/entrevistas/Wikileaks-secretos-transparecia_0_200530315.html.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s