LOS AVIONES NO VUELAN

Las cámaras de fotos y los dispositivos para capturar imágenes son omnipresentes  y nos son completamente familiares. Son parte de los elementos tecnológicos sin los cuales no se puede hacer una descripción precisa de cómo son las relaciones laborares, las relaciones personales, las tecnologías de subjetivación, etc.

Comunidades online como Magic lantern y Apertus han conseguido dotar de nuevas capacidades a las cámaras dslr (cámaras réflex digitales) han conseguido obtener de ellas mejor calidad de imagen que la que ofrece el propio fabricante e incluso dotar de captura de vídeo a cámaras que no disponían de esta posibilidad. Todo ello lo han realizado a partir de un software que ellos mismos han desarrollado de manera colaborativa y que puede ejecutarse en las cámaras de fotos de las principales marcas del mercado.

A lo largo del seminario hemos visto cómo un objeto no termina con su fabricación. Un aparato sigue constituyéndose por la acción del usuario, la producción, la ciencia, las prácticas sociales en torno a ese dispositivo, la cuestiones organizativas como la comercialización, la significación cultural, etc. Todos estos elementos constituyen una red de relaciones donde el objeto tecnológico es el resultado de su participación en esa red, una red que se hará más consistente y estable en el tiempo gracias a un mecanismo de constante retroalimentación entre todos sus elementos. Los aviones no vuelan, vuelan las compañías aéreas, sus inversores, vuelan los que comercializan los vuelos, los ingenieros detrás de esos aparatos, etc. De igual modo las cámaras de fotos no hacen fotos, las hacen los dispositivos pero también, los ingenieros que las diseñan, la marca que la comercializa, las personas que las hacen y las valoran.

El usuario es parte de esta red, y es mediante sus prácticas de uso de ese objeto como participa retroalimentando esa red. Toda esta idea es lo que hemos visto en el seminario bajo el concepto de agencia compartida. Al contrario que el determinismo social o el determinismo tecnológico, el concepto de agencia compartida atribuye los cambios sociales a la interacción y consolidación de todos estos elementos en una red estable en el tiempo.

Ahora hay un nuevo giro: lo que ocurre con la intervención de grupos como ML o Apertus es que el usuario ahora puede variar el objeto no solamente en el ámbito del uso, sino en el de la propia fabricación y producción del objeto. El usuario ahora tiene las habilidades técnicas como para actuar en la propia producción material del dispositivo. El trabajo de ML y Apertus va dirigido no solamente a desviar la práctica del uso de las cámaras fotográficas sino a desviar su propia fabricación técnica.

Esta novedad tiene importantes consecuencias en el nivel organizativo de la producción y la comercialización y tiene resonancias en el resto de la red: fabricantes como Canon han implementado la tecnología que los ingenieros pensaban que debía desarrollarse. La estrategia comercial de Canon ha dependido de que sus ingenieros le hayan dado más importancia a unos desarrollos que a otros. Son estos mismos ingenieros los que no pensaron que otras funciones podrían ser requeridas por los usuarios: desde el lanzamiento de su modelo 60D, Canon implantó el codec de compresión de vídeo H264 (un codec muy eficiente pero a la vez muy destructivo resumiendo información, lo que da como resultando una baja calidad de imagen) y lo hizo porque nunca pensaron que el vídeo en las cámaras de fotos fuera a ser algo tan importante para el usuario. Nunca pensaron que mereciera la pena desarrollarlo. Desde el primer momento el vídeo apareció como un accesorio, como algo anecdótico que serviría como mucho como reclamo publicitario y que sus usuarios no lo verían nunca como algo realmente interesante: estaban completamente equivocados. Todo el planteamiento comercial de Canon se vino abajo cuando los usuarios organizándose en la red y programando desde grupos como ML y Apertus comenzaron a intervenir en el software de las cámaras para tener una mejor calidad de la imagen de vídeo (sobre todo a partir de los modelo 5DMkII y 7D)

Ya no hay marcha atrás. Un producto diseñado con potencialidades deliberadamente o negligentemente restringidas por el fabricante ya no es posible desde que el usuario es capaz de actuar al nivel producción y conocer los límites y las posibilidades de esa tecnología. El usuario ha influido en los cambios técnicos y estos en la parte organizativa (Canon ha cambiado su estrategia comercial potenciando, ahora sí, innovaciones en el vídeo que implementa en sus dslr).

En el caso de ML y Canon se da una inevitable tensión en la relación público- privado. ML convierte algo privado, un software y un hardware propietario (las cámaras bajo patente de Canon) pensado para que no se pueda compartir o manipular, en algo público: algo a lo que todo el mundo tiene acceso y puede reconfigurar. Lo mismo ocurre con grupos como el proyecto Apertus en relación al hardware. Esta reconfiguración de la relación entre público y privado es uno de los efectos de la agencia compartida.

Otro efecto de la agencia compartida es la necesidad de negociar unas nuevas normas sociales de interacción con los objetos tecnológicos, estos ya no nos son dados bajo la tutela de las grandes corporaciones sino que ahora tenemos parte de responsabilidad en su desarrollo. El objeto que intervenimos es mediador en nuestra capacidad de autonomía, mediación que es parte de un proceso más amplio de subjetivación. Ahora podemos tener una relación creativa con el dispositivo, lo que ayuda a consolidar cierta forma subjetiva de autonomía y de empoderamiento.

Ese constante feedback ha producido otro cambio a nivel organizativo y es que los fabricantes están abandonando la guerra de la calidad de imagen (sobre todo la escalada de resolución que hemos vivido estos últimos años llegando a la increíble cifra de 36 millones de píxeles de la Nikon D800) en favor de un nuevo campo de batalla, la conectividad de sus productos con la red y en particular con las redes sociales. El usuario habitual de cámaras dslr no demanda más calidad en cuanto a resolución de imagen en las fotos, sino la posibilidad de que el dispositivo tenga conexión con la red social para compartir inmediatamente el contenido que produce. Los fabricantes se están dando cuenta de que buena parte del éxito como dispositivos de las dslr se debe a que ayudan a hacer más sólidas y estables nuestras relaciones sociales. Hay que dar al usuario la posibilidad de inscripción y la capacidad de compartir esas inscripciones. Igual que el negocio de Internet cambió desde la red de contenidos a la red social, los fabricantes de cámaras de fotos están cambiando su modelo de negocio de la mejora de calidad del contenido, a la inmediatez y la mejora de la accesibilidad a la red.

Han aparecido nuevos hábitos y nuevas expectativas, nuevos códigos éticos en relación a la intervención en la tecnología. Ya no son solo los hackers los únicos con capacidad de intervenir en los objetos tecnológicos. ML ha bajado esa capacidad de manipulación a nivel usuario. Con el código de ML todo el mundo puede intervenir en el dispositivo, lo que trastoca la visión ética de esa práctica. ¿Qué ocurre con la práctica hacker cuando se vuelve masiva y todo el mundo la suscribe?. Empezamos a pensar que la cámara que tenemos no es de un fabricante, no pertenece a Nikon o a Canon sino que es NUESTRA cámara. Se empieza a imponer una norma de uso: implantar un código propio ignorando al fabricante. Esta nueva norma de uso choca contra el circuito hegemónico de expertos-fabricantes-mercado, lo que genera todo tipo de conflictos entre los fabricantes, los reguladores y los usuarios.

Estamos viendo cómo las prácticas sociales han contribuido a cambiar los aspectos técnicos y organizativos, pero también los aspectos culturales como la redefinición o resignificación de lo que es un aparato tecnológico y los valores asociados a ellos. Esta nueva mediación contribuye a crear vínculos afectivos y apegos vividos de manera distinta entre el usuario y el objeto, ya que ahora es el usuario el que ha contribuido directamente a crearlo. Hacemos hacer cosas a la tecnología que a su vez nos hace hacer cosas a nosotros. Hay un intercambio de propiedades. Nosotros habilitamos a las cámaras para que hagan nuevas funciones y ellas nos facilitan hacer las cosas de una nueva manera.

Por último me gustaría nombrar otro de los conceptos que me parece muy útil para mi investigación y que hemos visto en el seminario. Es el concepto de remediación:

las cámaras de fotos con capacidad de grabar vídeo se están haciendo un hueco en un espacio que ya estaba mediado por otras tecnologías, las propias cámaras de vídeo convencional. Las nuevas cámaras vienen a remediar esa mediación, a darle una nueva configuración y contribuir a hacer la red mas sólida y más estable que la anterior tecnología. reconfiguran el entorno mediático de la grabación de vídeo y resignifican sus prácticas.

Además esta idea de remediación se puede extender en el sentido en que la nueva tecnología remedia prácticas ya pasadas y técnicas anteriores. Con las nuevas dslr volvemos a poder hacer lo que podíamos hacer con las viejas cámaras de súper 8, disparar fotos fijas, algo fuera del alcance de las cámaras de vídeo convencionales. Con las nuevas dslr podemos grabar en formato progresivo frame a frame como con las cámaras super8, no como el vídeo entrelazado por campos de las cámaras de vídeo convencionales. La nueva tecnología no solamente remedia una tecnología con la que compite directamente sino con tecnologías y prácticas mucho más antiguas. Reanudan esas antiguas prácticas.

En un tercer sentido, el de remediación como solución, podemos decir que las nuevas dslr remedian un problema: la necesidad de disponer de varios dispositivos para diferentes tareas. La solución que aportan es tener un único dispositivo que nos sirve para múltiples tareas. La nueva tecnología ha conseguido unificar los sistemas de vídeo e imagen fija y con ello formatos de codecs de compresión (ahora se impone el dng raw para vídeo que es equivalente al dng para fotos fijas) estándares de tamaños y características de sensores, compatibilidades de monturas y ópticas…

la relación entre ML y Canon es un ejemplo de cómo los cambios técnicos interactúan con los organizativos (comercialización) y con los culturales (prácticas, valores y códigos éticos) y de cómo compartimos la capacidad de agencia con todos los demás elementos del mundo material.

Lasén, A. (2012) “Autofotos. Subjetividades y Medios Sociales” en García-Canclini, N. y

Cruces F. (eds.) Jóvenes, culturas urbanas y redes digitales. Prácticas emergentes en las

artes, el campo editorial y la música. Madrid: Ariel, 243-262

Wesch, M. (2009) “YouTube and You: Experiences of Self-Awareness in the Context –

Collapse of the Recording WebCam” Explorations in Media Ecology 8(2):19-34.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s