Algunos aspectos teórico-metodológicos y técnicos del análisis de WikiLeaks

Es algo complejo plantear un paralelismo entre un experimento sociológico concreto llevado a cabo en un espacio determinado como es la red social de Facebook, y un marco todavía no definido de un proyecto sobre WikiLeaks. Sin embargo, son numerosas las preguntas que pueden realizarse y que pueden ayudar a trazar algunas de las líneas de acción por las que poder empezar a discurrir.

En relación a WikiLeaks, preguntarse por la potencialidad de las redes sociales es una cuestión muy acertada. ¿Por qué es este proyecto más mediático que otros de la misma índole? ¿Cómo ha llegado a ocupar tantas páginas en los medios tradicionales de los que se desmarca? ¿Por qué tiene un público tan entregado y genera tanta animadversión en sus enemigos? WikiLeaks se ha convertido en un fenómeno de masas donde su nombre, junto al de Julian Assange, vende. Es un proyecto que ha sido profundamente meditado y que está muy trabajado, en un proceso de constante de prueba de error, lleno de episodios de éxitos y fracasos que le han hecho llegar hasta donde hoy se encuentra. Partimos, por lo tanto, de un poderoso fenómeno de contrapoder, de un marco teórico en el que hallamos contradicciones que, lejos de convertirse en un impedimento para la consecución de sus fines, funcionan como una dialéctica que parece superarse a cada instante.

¿Por qué es un proyecto tan mediático? WikiLeaks tiene hasta una película producida en Hollywood, a pesar de no ser del agrado de Assange. Para poder responder a esta pregunta sería necesario dar con los distintos factores que han posibilitado su éxito, analizándolos dentro del contexto de qué es WikiLeaks, qué pretende hacer, cómo y con qué fines. Los distintos factores los podríamos establecer teniendo en cuenta los distintos grupos sociales –hackers, periodistas y tecnociudadanos– que se mueven alrededor de la organización. Sería necesario también tener en cuenta las vías por las que se transmite la información y el modo en que lo hace: las redes sociales –Twitter y Facebook– cumplen un papel relevante en la difusión de la organización, que se mantiene actualizando el contenido de las mismas de forma continua. Pero WikiLeaks no se ha restringido al espacio cibernético, sino que ha saltado a las páginas de los principales medios de comunicación.

¿Cómo ha conseguido WikiLeaks ser el centro de atención de los medios de información tradicionales? Por norma general, existe una escisión entre medios analógicos y digitales a la hora de tratar temas relacionados con el mundo de las nuevas tecnologías, que tienden a limitarse al plano digital. Aunque es cierto que las tendencias de Internet –y los trending topic de Twitter son un ejemplo– muchas veces se convierten en noticias en los medios tradicionales, muchas otras veces no lo hacen. De hecho, WikiLeaks no es parte de esas tendencias en muchas ocasiones en las que sí aparece en los medios analógicos, lo que quiere decir que hay que prestar atención a otros factores. ¿Por qué ha salido WikiLeaks en los medios? ¿Con qué pretexto? Sus filtraciones han sido noticia en más de una ocasión, pero no todas, sino unas determinadas, lo que quiere decir que hay algo más detrás: pactos. WikiLeaks ha conseguido pactar con los grandes medios tradicionales ofreciéndoles exclusivas. Sin embargo, la difusión en torno al tema de WikiLeaks no se ha limitado a las filtraciones: los escándalos han salpicado a la organización y a su fundador, Julian Assange, en varias ocasiones. El escándalo vende, pero no a cualquier precio, por lo que aquí también me preguntaría por el motivo de que interese tanto la vida de Assange y la trayectoria de WikiLeaks, y aventuraría un par de hipótesis: el aura de misterio que acompaña al fundador, y su determinación para enfrentarse a las grandes instituciones no solamente a través de su organización, sino con unos discursos claramente enfrentados y muy poco ortodoxos.

¿Por qué no deja indiferente a nadie y provoca grandes aliados y potentes enemigos? Esta pregunta quizás sea algo más escurridiza, pero ha de plantearse: lo que diferencia a WikiLeaks de otras organizaciones que hacen lo mismo estriba en gran parte en este punto, que está muy vinculado con el anterior. WikiLeaks no es una organización que se dedique únicamente a filtrar documentos, tiene un fuerte discurso en contra de determinados poderes y utiliza nombres y apellidos a la hora de señalar, y aunque ha realizado filtraciones relacionadas con países del mundo entero, tiene una especial fijación en los Estados Unidos de América. Esto, necesariamente, le crea enemigos; pero también esto es lo que le genera aliados tan entregados. Aunque defienden que las filtraciones han de publicarse íntegras para que se conozca la realidad que guardan tal cual se encuentra, son presentadas con un discurso detrás: quizás unos correos electrónicos determinados se publican enteros y sin editar, pero son presentados con un encabezado que muestra desde un primer momento la postura que toman al respecto. El vídeo de Collateral Murder1, por ejemplo, lo abría el siguiente texto de George Orwell: «Political language is designed to make lies sound truthful and murder respectable, and to give an appearance of solidity to pure wind». Este texto ya predispone al espectador a tomar una posición de rechazo ante las imágenes que se le van a mostrar a continuación, pero además se añade una descripción subjetiva de lo ocurrido donde se explica que el ataque que se muestra en el vídeo fue innecesario e indiscriminado. Cuando algo se presenta de forma abiertamente subjetiva invita a tomar partido, ya sea a favor o en contra, y es una de las razones que hacen que WikiLeaks no deje indiferente a nadie.

Estos serían algunos de los factores a tener en cuenta a la hora de abordar el proyecto sobre WikiLeaks, pero se podrían añadir otros. Se podría tratar de comprender, por ejemplo, por qué las búsquedas a través de las filtraciones en el portal de la organización tienen una predeterminación y no otra, por qué aunque hablan de transparencia en las instituciones se muestran tan opacos en muchos aspectos, etc. Hay que contextualizar y tener en cuenta también que Julian Assange es programador y juega con ventaja con respecto a quienes no tienen un conocimiento sobre el funcionamiento de las tecnologías en las que se desarrolla WikiLeaks. Todas estas cuestiones van dibujando un mapa sobre el que extraer conclusiones cada vez más elaboradas en la medida en que se vayan contrastando las diferentes hipótesis que van surgiendo a raíz de los factores analizados.

1Sunshinepress: Collateral Murder, “YouTube”, entrada del 3 de abril de 2010. http://youtu.be/5rXPrfnU3G0

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s