UNA CÁMARA DE FOTOS, UN MOLINO Y UNA TABERNA EN BIRMINGHAM

¿Qué tienen en común un molino, una taberna de Birmingham y un grupo de frikis informáticos? ¿en qué se parece una cámara de fotos a un coche?

La conexión improbable entre estos elementos queda resuelta bajo el estudio de la cultura material. Todos estos espacios y objetos son casos de estudio de cultura material en cuyo análisis pueden estar las claves para un cambio social.

Ese análisis se fundamenta en dos cuestiones: Las condiciones de posibilidad económicas, sociales, políticas que dan lugar a estos objetos y espacios (proceso de objetivación) y la investigación de la dimensión comunitaria de los valores y prácticas relacionados con ellos.

Hace ya cuatro años que un grupo de informáticos llamado Magic Lantern trabaja en red y de una forma colaborativa para generar un código que dota de nuevas capacidades a las cámaras de fotos digitales. Hace solamente unos meses consiguieron algo impensable: con la utilización de este código, que es totalmente gratuito, las cámaras pueden producir imágenes de mayor calidad que la que permite el propio fabricante.

Una investigación sobre ML es una investigación sobre un posible cambio social a través de un objeto de la cultura material como son las cámaras de fotos. Es una investigación sobre la ideología inmanente en los objetos, una investigación sobre la continuidad que existe entre tecnología y política.

ML es una comunidad virtual en red. Es la propia Internet y las nuevas tecnologías de comunicación las principales posibilitadoras de este grupo y el lugar donde hay que estudiar sus valores y prácticas a nivel comunidad.

Durante el seminario nos hemos detenido para complejizar estas nuevas tecnologías de la comunicación y las prácticas a que dan lugar: hemos visto que crean nuevas posibilidades para la construcción de discursos personales generadores de subjetivad. Nuevas tecnologías del yo (Foucault) que sirven para autogobernarnos.  Así, Facebook es una forma de autogobierno: el perfil de facebook se convierte en una marca personal por la que estamos preocupados y que debemos gestionar. Terminan por imponerse formas de mercantilización en las relaciones interpersonales. Se acomoda el discurso sobre uno mismo a la imagen de marca que se quiere reforzar dentro de un mercado de amistades en un ambiente de interacciones mercantilizadas.

Además Las redes sociales son un nuevo mercado para las empresas. Lo vimos hablando de la urgencia con que las corporaciones intentan digitalizar a los ancianos. Un movimiento aparentemente bienintencionado de dotarles y enseñarles nuevos recursos, pero que tiene mucho menos de integrador que de búsqueda de un nuevo nicho para sus productos.

En definitiva, son las multinacionales y la administración las que tienen el control sobre el desarrollo y la institucionalización de identidades digitales fiables y observables en la red. Los nuevos dispositivos de comunicación personal convierten a la emoción y al discurso sobre uno mismo en elementos asociados a la producción y generan grandes potencialidades para quienes tienen el control de esa tecnología (1).

Pero también hemos visto cómo estas nuevas tecnologías de comunicación han dado pie a espacios que están en la periferia de lo hegemónico, espacios para la resistencia: grupos como ML son un chat, son el equivalente al molino del medioevo donde se produce socialización, intercambio de conocimiento e interacciones legales y también ilegales (ya que estamos hablando de cómo hackear dispositivos) “tal era la capacidad socializadora que los molinos tenían un papel importante en la organización de revueltas, movimientos y agitaciones de todo tipo” (2). Así es también hoy: muchas comunidades en red como ML vienen a cuestionar la jerarquía tecnológica en cuya cúspide están los fabricantes y sus expertos. Con el  código  generado por ML se ha puesto de manifiesto que los fabricantes de cámaras digitales no implementan en sus productos la mejor tecnología de la que son capaces, sino solamente la que les conviene según su estrategia comercial. Un mecanismo similar gobierna la fabricación y venta de coches, que se lleva a cabo desentendiéndose completamente de cuestiones básicas de seguridad para el conductor y se fijan exclusivamente en cómo hacerlos más atractivos para la venta; o como ocurre en la industria del tabaco donde se vuelve a repetir la cuestión de salud contra beneficios corporativos (3). El diseño de mercado está por encima de cualquier otra consideración.

Además del materialismo histórico, especialmente interesante para mi trabajo ha sido conocer el marco teórico que propone la escuela de Birmingham y ver que hay una aproximación a la materia en términos de prácticas culturales y relación con el poder.

Los foros y chats de ML también son como una taberna, y al igual que la taberna de Birmingham para Hoggart, Hall, Williams y Thomson, ML también es un lugar desde donde resistir a un proceso de homogeneización. ML y su trabajo de generación de software libre es claramente una práctica política directamente vinculada a un objeto de la cultura material (las cámaras de fotos) contra los discursos dominantes y las élites (el discurso de los fabricantes y la lógica del mercado).

Desde sus foros, ML, además de crear una experiencia compartida, están resignificando culturalmente un objeto y con ello creando un contrapeso a la esfera hegemónica que lo ha producido.

Por último me gustaría hacer una reflexión desde el concepto de ciborg mundano (4). Efectivamente todos utilizamos de forma natural los elementos tecnológicos como parte del ambiente en el que vivimos. Nos hemos acostumbrado a utilizar como prótesis, aparatos que aumentan nuestras capacidades. Un coche puede cambiar nuestra percepción del tiempo y el espacio al llevarnos a mucha más velocidad de la que somos capaces. Un ordenador nos da poderes de cálculo y de interrelación mucho más allá de lo que podríamos conseguir con nuestras capacidades ¿pero qué ocurriría si no dependiéramos de un fabricante para tener unas capacidades u otras? ¿ni del mercado que para decirnos a cuáles tenemos acceso y a cuáles no? ¿si ese hardware fuera accesible gratuitamente?. El trabajo de ML rompe el horizonte tecnológico en el que vivimos para presentarnos una relación con los dispositvos donde estos son creados a partir de una ideología distinta. ML es un contrapoder, es una lucha contra lo establecido y lo hegemónico y es parte del principio de una nueva conciencia y un nuevo ciudadano. Una nueva forma de estar en el mundo.

1, 2. Gordo López, A.J. (2006) “De los chats al messenger: tecnologías de comunicación emocional”, en C. Romero Bachiller y F. J. García Selgas (coord..) El doble filo de la navaja: violencia y representación. Madrid: Trotta

3. Estevan, A. (2001) “Los accidentes de tráfico: una matanza calculada”, en Boletín CF+S19 (En)claves insostenibles: tráfico, género, gestión y toma de decisiones , en

http://habitat.aq.upm.es/boletin/n19/aaest2.html.

4. Mentor, S. (2011) “La llegada del ciborg mundano”, en

http://www.teknokultura.net/index.php/tk/article/view/20

Advertisements

2 thoughts on “UNA CÁMARA DE FOTOS, UN MOLINO Y UNA TABERNA EN BIRMINGHAM

  1. Cesar, excelente entrada que engancha con debates y aspectos estratégicos en torno a la cultura material. Además has ejemplificado de un modo muy sugerente conexiones de gran calado con tu temática de estudio.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s