La tecnología como catalizador del concepto de transparencia

(Seminario Angel Gordo)

El concepto de transparencia ha surgido y se ha transformado a lo largo de la historia, en esta ocasión no vamos a analizar los orígenes históricos, políticos o culturales, sino que intentaremos reflexionar sobre el impacto que las nuevas tecnologías han tenido en la evolución y en la vigente definición de transparencia.

Hoy en día la transparencia está en la agenda de prácticamente todos los gobiernos del mundo, desde el año 2000 se han aprobado 57 de las 95 leyes de acceso a la información que existen en el mundo y en 2012 se lanzó la Alianza de Gobiernos Abiertos, una iniciativa internacional que tiene como objetivo desarrollar los compromisos de los Estados en el desarrollo de políticas de Gobierno Abierto, entendido, de forma muy resumida, como un gobierno que suma políticas de transparencia y de participación que, usando las nuevas tecnologías, consiguen integrar a los ciudadanos en los procesos de toma de decisión.

Pero, ¿cómo hemos llegado a este punto en el que parece la tecnología sea una condición sine quae non para que podemos tener un concepto de transparencia tan exhaustivo.

El concepto de transparencia, entendido como una política que obliga al estado a hacer pública su actividad, ha evolucionado mucho en los últimos años. Mientras en los años 1980 se refería a la posibilidad del administrado de conocer información sobre los procedimientos que tiene abiertos con la administración, hoy se ha convertido en el principio que debe regir la acción de todos los poderes públicos. Se entiende que toda la información en manos de todas las instituciones públicas debe ser pública sin importar el formato en el que está almacenada, el concepto es claro: “In God we trust; all others must bring data”[1].

La primera ley de transparencia se aprueba en Suecia en 1766 pero pasan dos siglos hasta que surgió la segunda, fue en 1966 cuando Estados Unidos aprobaba esta normativa[2]. Pero, ¿por qué en esta época? Además de las evidentes razones políticas de ser un momento delicado para Estados Unidos habiendo pasado por una crisis de confianza (sobre todo en un contexto de guerra fría), algunos apuntan a que el invento de la fotocopiadora (1960) aceleró su necesidad. Aunque parezca algo extraño  y no sea evidentemente la causa principal si tiene sentido si uno piensa que antes no había forma de poder dar acceso a los documentos  aparte de visitarlos ya que hacer una copia era muy costoso en términos de tiempo y de personal.

La intensificación del uso de internet trajo el primer impacto sobre la transparencia más básica, hizo realmente accesible para todo el mundo la información que nos permite por ejemplo cumplir las obligaciones que nos corresponden como ciudadanos. Así las leyes[3], que hay que cumplir aunque no se conozcan, eran más accesible para todo el mundo; evidentemente en los años en los que no se usaba internet, conocer las leyes, aunque se quisiera, era muy complicado teniendo que pagar por comprarlas en las librerías o consultándolas en boletines oficiales que tampoco llegaban a las casas. También las instituciones empiezan a BX5bpOICEAAs_Pm.jpg largeabrir páginas webs en las que podemos conocer cuál es su función y quién trabaja en ellas y eso nos acerca a las mismas como un paso previo de, quizás en un futuro, poder trabajar con ellas en un sistema de toma de decisiones más participativo.

El siguiente paso fue crear los llamados portales de la transparencia, asumiendo que aunque el derecho de acceso a la información incluye el que toda persona pueda realizar solicitudes de información, es mucho más eficiente para las instituciones públicas que gran parte de esa información ya esté publicada proactivamente. Se consigue publicar más información invirtiendo menos recursos personales por parte de las instituciones y esto hace un poco más atractiva la transparencia a los estados que temen el impacto económico de la implementación de estas políticas.

Con el surgimiento del movimiento Open Data, que pide la publicación de datos públicos en formatos reutilizables, se consigue que la publicación de todos los datos en manos de las instituciones públicas sean accesibles. Esta comunidad ha conseguido desatascar la desconfianza que algunos estados tenían en cuanto a la publicación de datos de forma masiva y en bruto, aportando argumentos como el valor económico que implica la reutilización de datos o el valor añadido que tiene la creación de herramientas tecnológicas que hacen nuestra vida más fácil. No es lo ideal pero hay países como España en los que ha sido positivo para avanzar la transparencia, existen 23 portales de datos aunque no exista una regulación de acceso a la información. Esta comunidad está mejorando los servicios públicos sin cobrar absolutamente nada, se crean aplicaciones de código abierto como dondevanmisimpuestos que explica los presupuestos de forma muy sencilla, otras que te ayudan a saber si hay plazas libre en un parking público o bicis disponibles en el servicio de préstamo de bicis.

El estallido de estas demandas de una transparencia “total” obtiene en muchos casos como respuesta el miedo a lo que muchos llaman una infoxicación, el hecho de que también dando mucha información se fomenta la desinformación (autores como Ramonet se preguntaban a finales del siglo XX si la sobreinformación era una nueva forma de censura). Pero es que este problema también lo puede y de hecho lo está solucionando el desarrollo de herramientas que permiten mejores y más eficientes búsquedas en las bases de datos por muy complejas que estas sean.

El impacto de las nuevas tecnologías en el desarrollo de las políticas de transparencia es evidente no solo en términos de cantidad sino también en términos de calidad ya que además de pensar en qué información debe ser publicada se piensa en cuál es la mejor forma de hacerlo para que mayor número de personas accedan a la misma.


[1] “”In God we trust; all others must bring data.” (Trevor Hastie, Robert Tibshirani, and Jerome Friedman, co-authors of The Elements of Statistical Learning in their Preface to the Second Edition state that: “On the Web, this quote has been widely attributed to both Deming and Robert W. Hayden; however Professor Hayden told us that he can claim no credit for this quote, and ironically we could find no ‘data’ confirming Deming actually said this.”) – The quote in The Elements of Statistical Learning actually reads “In God we trust, all others bring data.”[30]] Wikipedia. http://en.wikipedia.org/wiki/W._Edwards_Deming

[2] RTI Global rating: http://www.rti-rating.org/

[3] Proactive Transparency: The future of the right to information? Helen Darbishire, http://siteresources.worldbank.org/EXTGOVACC/Resources/DarbishireProactiveTransparency.pdf

Advertisements

2 thoughts on “La tecnología como catalizador del concepto de transparencia

  1. Vicky, entrada muy ilustrativa con una excelente contextualización de “transparencia”. No obstante, no comporto del todo el “buen_intencionismo” tecnológico que deja traslucir la última parte del texto. Seguro que en algo me he despistado. Salud

  2. Muchas gracias por el comentario Ángel.

    Estoy de acuerdo con que el final transmite ese “buen_intencionismo” tecnológico que mencionas. Probablemente podría haber desarrollado más esta parte.

    Lo cierto es que si creo que la publicación proactiva de información en formatos reutilizables permite una mayor implicación de la ciudadanía en la toma de decisiones, desarrolla la participación ciudadana y permite también un papel más activo de la sociedad civil; al igual que se habla de políticas basadas en la evidencia yo creo que es importante desarrollar el activismo basado en la evidencia y sin los datos no se puede conseguir. Hay un artículo que desarrolla muy bien este concepto: R.Magallón y D.Cabo, 2013: Datos, cultura cuantitativa y calidad democrática, Telos. http://sociedadinformacion.fundacion.telefonica.com/seccion=1266&idioma=es_ES&id=2013070309540001&activo=6.do
    Tengo sin duda pendiente desarrollar el concepto de activismo basado en la evidencia.

    En cualquier caso, en mi último post he intentado abarcar un planteamiento más crítico con las nuevas tecnologías, aquí te dejo el link: https://comunicacionculturayciudadaniadigital.wordpress.com/2013/11/18/la-transparencia-obligada/

    De nuevo muchas gracias.
    Un saludo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s